Archivo de Público
Jueves, 10 de Julio de 2008

Hallados los restos de una mujer embarazada y su hijo en una fosa común de la Guerra Civil en Ponferrada

Es la segunda exhumación en lo que va de mes de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica en León. Aún no existe un registro oficial de víctimas de la Guerra Civil y el franquismo.

PÚBLICO.ES / EFE ·10/07/2008 - 19:57h

Los arqueólogos de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) han localizado en Ponferrada (León) una fosa común con los restos mortales de una mujer embarazada y de su hijo, que data de la Guerra Civil.

La Asociación ha explicado a través de un comunicado que en la fosa están sepultados Jerónima Blanco Oviedo, que tenía 22 años en el momento de su muerte y estaba en avanzado estado de gestación, y su hijo Fernando Cobo Blanco, de 3 años. Según la tesis de la ARMH, ambos fueron tiroteados por integrantes de la Falange el 23 de agosto de 1936 como represalia por la huida de Isaac Cabo Blanco, marido de Jerónima y padre de Fernando, que había dejado su domicilio desde el comienzo de la Guerra.

La ARMH completó la información respecto a lo ocurrido con la documentación del proceso judicial al que fue sometido Isaac Blanco después de su detención por las tropas franquistas, tras la caída del frente republicano en Asturias. Las represalias contra Blanco no se limitaron a la muerte de su mujer y su hijo, sino que también fueron asesinados dos de sus hermanos, Demetrio y Victorino, y su cuñado, Salvador, según los datos aportados por la Asociación.

La fosa está ubicada en el barrio ponferradino de Flores del Sil y el caso de Jerónima Blanco y su hijo es uno de los más recordados de la Guerra Civil en la ciudad, puesto que tras su asesinato fueron muchas las personas que pudieron ver los cuerpos de ambos antes de que fuesen sepultados.

Segundo hallazgo en una semana 

Se trata del segundo hallazgo de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica en la región leonesa en lo que va de julio. El pasado día 2, la ARMH inició la exhumación de los cadáveres de cinco hombres asesinados por un grupo de pistoleros de extrema derecha el 13 de agosto de 1936 en el paraje de El Rabizo, cerca de la localidad de La Robla, según informó el Diario de León.

En el lugar fueron enterrados el secretario municipal de La Robla, Arsenio Fuertes González; el oficial de Secretaría, Bernardo Orejas García; el médico Isidro del Valle Díez y dos vecinos de la localidad, Domingo Gutiérrez Costilla y Amador Arias Arias.

La información aportada por las familias permitió conocer las identidades de todas las víctimas y las características físicas de cada una de ellas, lo que facilitaría la identificación de los restos.

Garzón abre la puerta a las investigaciones 

Hasta la fecha, el Gobierno español carece de un registro de desaparecidos durante el franquismo. El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón abrió la puerta a las investigaciones el pasado mes de junio pidiendo a los ministerios de Interior y Defensa que identificasen cuántas personas desaparecieron "como consecuencia directa del denominado alzamiento nacional y la situación de guerra civil que provocó y la posguerra bajo el mandato del nuevo régimen en España".

El trabajo realizado hasta el momento, sin embargo, corresponde eminentemente a las comunidades autónomas. La Junta de Andalucía ha financiado la elaboración de un mapa de fosas en la comunidad, con un coste de 675.000 euros para localizar a cerca de 10.000 víctimas en más de 300 enterramientos. La Generalitat catalana, por su parte, calcula en más de 9.000 las víctimas sepultadas en 157 fosas durante la Guerra y el franquismo.