Archivo de Público
Miércoles, 9 de Julio de 2008

Seis comunidades hacen frente común para promover el desarrollo estatutario

Con vocación de permanencia, en octubre el foro se ampliará a las 17 autonomías

LUIS CALVO ·09/07/2008 - 23:00h

EFE - Varios de los asistentes charlan antes de la reunión.

La unión hace la fuerza. En plena discusión sobre financiación y pendientes del desarrollo de sus estatutos, seis comunidades crearon este miércoles lo que pretenden sea el germen de una conferencia autonómica independiente de la Administración central. Acudieron representantes de la Comunidad Valenciana, Andalucía, Castilla y León, Catalunya, Baleares y Aragón. Todas han reformado sus estatutos en los últimos años. Todas, también, quieren acelerar el traspaso de competencias contemplado en ellos.

Un lobby contra nadie

Acogidos por el vicepresidente aragonés, José Ángel Biel, hicieron frente común. Aunque los consejeros invitados trataban de evitar mencionarlo, fuentes del Gobierno de Aragón pusieron en palabras el objetivo de la reunión: Lograr una mayor sensibilidad del Gobierno central en los traspasos. Tanto Aragón como Catalunya han suspendido en los últimos días reuniones bilaterales con el Estado por desacuerdos.

Además del desarrollo de los estatutos, en la reunión se trató la posibilidad de incluir a las comunidades autónomas en organismos de gestión pública como aeropuertos. Aunque negaban que la intención fuese crear un lobby, las mismas fuentes reconocieron que todo es más fácil entre varios que en solitario. Mientras, los consejeros trataban de que la reunión levantara en Madrid las menores ampollas posibles. Todos repitieron una y otra vez que no existía un frente contra nadie.

Joan Saura, consejero de Interior de la Generalitat, negaba la posibilidad de actuar como oposición al Gobierno. Somos comunidades de distinto color político, si ese fuera el objetivo este foro nacería muerto, razonó. Saura explicó que este tipo de relaciones verticales entre administraciones es común en otros países europeos. En España llenará un hueco, aseguró.

Con esta intención, los seis asistentes acordaron crear un grupo de trabajo permanente con un técnico y un secretario de cada autonomía. En octubre tratará de unir en Sevilla a representantes de las 17 comunidades, al menos a nivel de directores generales.

Fragilidad

Las distintas posiciones de los gobiernos hacen que los temas se aborden con pies de plomo tratando de aparcar aquellos que más enfrentan a las comunidades. Esta vez, financiación y política hídrica quedaron fuera del orden del día.