Archivo de Público
Miércoles, 9 de Julio de 2008

El esposo de Ingrid Betancourt no descarta que su relación matrimonial se haya acabado

EFE ·09/07/2008 - 18:01h

EFE - Juan Carlos Lecompte, esposo de Ingrid Betancourt, no descarta "que se haya acabado todo" con la ex candidata presidencial, que estuvo secuestrada más de seis años por las FARC.

El publicita colombiano Juan Carlos Lecompte, esposo de Ingrid Betancourt, reconoció hoy que atraviesa "una situación complicada", y no descartó "que se haya acabado todo" con la ex candidata presidencial, que estuvo secuestrada más de seis años por las FARC.

El publicista que lleva más de ocho años casado con Betancourt afirmó que una posible separación "puede pasar. No solo lo pienso ahora, sino desde antes".

Lecompte señaló que entiende que, la ex candidata, tras más de seis años en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), quiera estar "sola con sus hijos".

El amor por mí, consideró, "pudo haberse acabado en la selva", pero, añadió, "hay que darle tiempo a las cosas. Si ya la esperé seis años y medio (...)"

"La conozco bien y sabía que me iba a pedir un tiempo sola con sus hijos. Yo le respondí que interiormente me había preparado para eso durante todos estos años", afirmó Lecompte en una entrevista publicada hoy en el diario El Tiempo.

La ex candidata a la presidencia de Colombia, que también tiene la nacionalidad francesa, fue liberada junto a otros 14 rehenes de las FARC el pasado 2 de julio, en una operación del Ejército colombiano.

Añadió que es consciente de que Betancourt "ha sufrido mucho" y, "ahora que está libre no se merece ninguna molestia" y por eso estuvo "perfectamente de acuerdo" de que ella viajara a París.

La prensa colombiana han especulado en los últimos días con la posible ruptura de la pareja, tras el aparente saludo frío y distante de Betancourt al publicista, el día en que la política fue rescatada, y el hecho de que Lecompte no haya viajado a Francia con ella.

Juan Carlos Lecompte desmintió los rumores sobre las causas del distanciamiento y negó que sea por una presunta relación sentimental suya con una mexicana, durante los años en que estuvo secuestrada Betancourt.

También aludió a algunos roces con la madre, Yolanda Pulecio, y la hermana de la ex candidata, Astrid Betancourt.

Incluso admitió que "durante el secuestro se armaron dos bandos en los últimos años: uno, Yolanda y Astrid, y el otro, Fabrice (Delloye, el diplomático francés ex esposo de Ingrid y padre de sus hijos), los niños y yo".

Según el publicista, las relaciones se distanciaron, quizá porque "cada cual tiene sus métodos" y explicó que hizo o dijo "cosas que no fueron de gusto para la familia", y puso como ejemplo, su decisión de "lanzar las fotos de los niños desde el avión".

Lecompte lanzó en selvas amazónicas, desde una avioneta, centenares de fotografías de Mélanie y Lorenzo, con el ánimo de que Betancourt "viera cómo estaban" sus hijos.

Lecompte consideró que sí se sintió maltratado por la familia y por las diferencias en los primeros momentos del reencuentro con Íngrid.

También señaló que se sentía "muy feliz con su rescate", pero, añadió enseguida, "debo admitir que yo esperaba otra cosa. Esperaba un fuerte abrazo".

"No hubo un fuerte abrazo. Ahí me puse a un lado, con mucha dignidad. Jamás he sido protagonista en la vida pública de Íngrid", agregó Lecompte.

Además, el publicita dijo no sentir molestia porque Betancourt se haya referido a su ex marido (Fabrice Delloye) en términos muy cariñosos, y aclaró que "ellos tienen una relación como de hermanos" (...) es "el padre de sus hijos", pero remarcó, "por ahora, el marido soy yo".

Indicó que "ver a Íngrid feliz me hace feliz", y lamentó que "no hay felicidad completa, porque en este momento quisiera estar con ella (...) Estoy confundido, no sé qué pensar".