Archivo de Público
Miércoles, 9 de Julio de 2008

Dieciséis economías avanzadas piden "recortes profundos" de CO2

EFE ·09/07/2008 - 04:16h

EFE - El presidente de Corea del Sur, Lee Myung-bak (i) habla con el presidente de Estados Unidos, George W. Bush (d), durante su llegada hoy a la Cumbre del G8 que se realiza hoy, 9 de julio de 2008, en Toyako (Japón).

Los líderes de 16 economías avanzadas, los mayores emisores mundiales de dióxido de carbono, reclamaron hoy en Hokkaido (norte de Japón) "recortes profundos" en las emisiones globales de CO2, sin marcar una fecha.

Ese llamamiento lo hicieron al término de un encuentro celebrado durante la cumbre del G8 sus ocho países miembros (EEUU, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Canadá, Rusia y Japón), cinco naciones emergentes (China, la India, Brasil, México y Sudáfrica) y Australia, Indonesia, Corea del Sur y Sudáfrica.

Durante la llamada Reunión de las Grandes Economías (MEM) en Hokkaido, las naciones desarrolladas señalaron que marcarán metas de reducción a medio plazo, en 2020 o 2030, y que los países en desarrollo "atajarán el aumento de las emisiones futuras", según señala un comunicado conjunto.

Esos 16 países, que suman más del 80 por ciento de las emisiones de gases que causan el efecto invernadero, se comprometieron a "recortes profundos", sin concreciones de porcentajes, y reafirmaron su compromiso de cerrar un acuerdo post-Kioto a finales de 2009.

Ese fue el principal acuerdo alcanzado en la conferencia de Bali en diciembre de 2007, donde EEUU y los países en desarrollo aceptaron participar en la conferencia de Copenhague de diciembre de 2009 para negociar un tratado que sustituya al Protocolo de Kioto, al concluir su vigencia en 2012.

En su reunión de hoy en Hokkaido, la Reunión de las Grandes Economías (MEM) dijeron que "la posibilidad de conseguir logros a largo plazo dependerá de tecnologías innovadoras, asequibles y más avanzadas, y de prácticas que transformen la forma en que vivimos, producimos y usamos energía".

El compromiso adoptado es todavía más difuso del anunciado este martes por los líderes de los países ricos durante este encuentro.

El G8 se mostró ayer de acuerdo en aceptar una meta no vinculante de recortes de gases contaminantes del 50 por ciento para 2050, y lanzaron un llamamiento a las economías emergentes para que se suman a ese esfuerzo.

Mientras tanto, los países emergentes, que participaron también en la reunión de hoy, opinan que se precisa una "responsabilidad compartida equitativa" contra el calentamiento global y que el G8 debería recortar sus emisiones en 2020 entre un 25 y un 40 por ciento frente a sus niveles de 1990.

Tras la reunión de hoy, las organizaciones ecologistas volvieron a criticar las decisiones adoptadas en esta cumbre de Hokkaido (norte de Japón), por considerar que no suponen ningún avance.