Archivo de Público
Martes, 8 de Julio de 2008

Las obras del AVE entre Sants y La Sagrera empezarán este mes

EFE ·08/07/2008 - 20:26h

EFE - El secretario de Estado de Planificación, Víctor Morlán (i), el director general de planificación estratégica de Adif, Vicente Gago (d) y el delegado del Gobierno en Cataluña, Joan Rangel (c), durante la reunión que ha mantenido hoy el Consorcio de Alta Velocidad de Barcelona, que integra a representantes del Ministerio de Fomento, la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona, para abordar el inminente inicio de las obras del túnel del AVE que atravesará la capital catalana.

Las obras del AVE en el centro de Barcelona, entre las estaciones de Sants y La Sagrera, empezarán este mes de julio en los alrededores del puente de Calatrava, ha anunciado hoy el secretario de Estado de Planificación y Relaciones Institucionales del Ministerio de Fomento, Víctor Morlán.

Después de la reunión del Consorcio Alta Velocidad Barcelona, integrado por representantes del Ministerio de Fomento, de la Generalitat y del Ayuntamiento de Barcelona, Morlán ha detallado que la tuneladora empezará a perforar la mayor parte del túnel de 5,64 kilómetros de longitud dentro de un año, en agosto de 2009.

Morlán ha admitido que los trabajos de la alta velocidad ferroviaria por el centro de Barcelona dificultarán el tráfico viario, pero ha pedido "un sacrificio" a la ciudadanía, ya que esta infraestructura supondrá "una mejora sustancial" del servicio ferroviario.

Representantes del Ministerio de Fomento y del Ayuntamiento de Barcelona se reunirán mañana para consensuar la ubicación exacta del pozo de ataque, el orificio por el que se introducirá la tuneladora.

El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, ha avanzado que el pozo de ataque no se situará en la vía pública, sino en el ámbito ferroviario del entorno de La Sagrera, cerca del puente de Calatrava, situado en la calle Bac de Roda.

En esa reunión también se decidirá si se pueden evitar las afectaciones a la Torre del Fang, una masía cuyos orígenes se remontan a la Edad Media.

Morlán ha garantizado que las obras "se harán y se harán bien" y ha pedido "tranquilidad" a los barceloneses ante un proyecto que ha generado el rechazado de algunos grupos municipales y ciertos colectivos vecinales.

Adif adjudicó el pasado 18 de enero los trabajos de plataforma y vía del túnel de conexión entre Sants y La Sagrera a la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por Sacyr, SAU, Cavosa y Scrinser por 179,3 millones de euros y un plazo de ejecución de tres años.

Los primeros 422 metros, así como los 395 últimos, se realizarán mediante el sistema de falso túnel entre pantallas, mientras que los 4.832 metros restantes se construirán con el empleo de una tuneladora.

Esta solución se ha adoptado para conseguir que el túnel no discurra en ningún punto de su recorrido bajo edificios, y que lo haga siempre por la zona central de las calles Mallorca, Diagonal y Provença.

En el caso del túnel en las proximidades de la Sagrada Familia y con carácter previo al paso de la tuneladora, se dispondrá una protección específica mediante una pantalla permeable de pilotes de 1,5 metros de diámetro y unos 40 metros de profundidad para aislar al templo de las obras de ejecución del túnel.

El secretario de Estado de Planificación y Relaciones Institucionales del Ministerio de Fomento ha dicho que aprendió "mucho" de los desprendimientos que se produjeron en Bellvitge durante las obras de llegada del AVE a Sants, que afectaron a tres líneas de Cercanías, y ha añadido que espera que, en este caso, la afectación sea "la menor posible" para los usuarios del transporte público.

En cuanto a la edificación de la estación de La Sagrera, se está a la espera de recibir el informe medioambiental y de redactar los proyectos de arquitectura e instalaciones de este equipamiento, para lo que se necesitará un año, aunque la intención es "construirla cuanto antes y en el menor tiempo posible", en palabras de Morlán.

Pero el principal escollo en este caso, sobre todo en un contexto de crisis económica, caída de la actividad inmobiliaria y dificultades para obtener crédito por parte de los bancos y cajas, será lograr la financiación necesaria para tirar adelante el proyecto, algo que se espera tener definido antes de finales de año.

"Nos hemos propuesto que sea una obra emblemática en cuanto a su transparencia y gestión", ha afirmado Morlán, antes de que Hereu se felicitase por el hecho de que técnicos del consistorio, de Fomento y de la Generalitat se vayan a reunir con la dirección de los trabajos cada quince días para coordinar todas las actuaciones.

En esa línea de "transparencia", está previsto que los vecinos de la zona puedan visitar las obras siempre que sea posible desde el punto de vista técnico y de seguridad.