Archivo de Público
Martes, 8 de Julio de 2008

El Gobierno enviará una misión para evaluar el ‘Guantanamito’

Moratinos se compromete a ayudar a Mauritania para mejorar las condiciones de este centro para 'sin papeles'

TRINIDAD DEIRÓS ·08/07/2008 - 22:00h

Centro de retención en Nuadibú. / Amnistía internacional

España enviará "de forma urgente" una misión para estudiar "las necesidades" del centro de retención de sin papeles de Nuadibú, al norte de Mauritania, al que la prensa de este país denomina "el pequeño Guantánamo" por las pésimas condiciones en la que se encuentran los inmigrantes subsaharianos allí confinados.

El anuncio lo hizo en rueda de prensa en Nuakchot, la capital mauritana, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, que ayer inició en este país, el más pobre del Magreb, su gira por esta región que le llevará también a Argelia, Túnez, Libia y Marruecos.

Con la promesa de enviar esta misión "que ayudará a que los mauritanos puedan garantizar unas buenas condiciones para los inmigrantes clandestinos", el jefe de la diplomacia española salió al paso del sombrío panorama que la semana pasada pintó Amnistía Internacional de estas instalaciones,  situadas en una antigua escuela reformada gracias a los fondos de la cooperación española en Mauritania.

Presión de la UE 

Pero la organización internacional sostiene que la responsabilidad de España no se limita a  haber aportado dinero. En la presentación la semana pasada del informe en el que se denuncian el hacinamiento, la falta de higiene y los malos tratos a los sin papeles por parte de las fuerzas de seguridad mauritanas, Esteban Beltrán, director de AI en España, apuntó a la presión ejercida por las políticas migratorias de España y la UE sobre Mauritania como una de las causas de estos abusos.

Según datos de AI, esta presión llevó a Mauritania a expulsar en 2006 por las fronteras de Mali y  Senegal a 11.600 subsaharianos sin papeles, independientemente de su nacionalidad y proveniencia, mientras que en 2007, la cifra fue de 7.100.

En la rueda de prensa que ofreció con su homólogo mauritano, Cheikh El Avia Ould Mohamed Kouna, el ministro de Exteriores no respondió directamente a las preguntas de la prensa sobre estos supuestos abusos, limitándose a recalcar que "el asunto se había abordado en el sentido de la cooperación entre los dos países para mejorar las condiciones de los detenidos".

Moratinos no ofreció más precisiones sobre la labor que llevará a cabo la misión española en el centro de Nuadibú ni sobre la forma en que se concretará esta cooperación. Sólo dijo "estar considerando" todas las opciones y no descartó la posibilidad de que ONG españolas puedan acceder, "si Mauritania da su visto bueno" a estas instalaciones.

Exageraciones 

El ministro mauritano, por su parte, intentó restar importancia a las denuncias de Amnistía Internacional y de los medios de comunicación alegando que "las acusaciones de ciertos medios superan la realidad".

A pesar de este reconocimiento explícito de ambos ministros de que las condiciones de este centro son mejorables, Uld Kouna sostuvo que su país "respeta los derechos de estas personas e intenta  averiguar cuál es su origen para llevarlos a sus países".

"El problema de la inmigración ilegal debe ser atajado desde su origen", replicó Moratinos, y para ello "es esencial la prevención". Aunque tampoco dio detalles sobre los mecanismos concretos que España y Mauritania pondrán en marcha para prevenir este fenómeno, el ministro concluyó su comparecencia con otro anuncio: España y Mauritania crearán "equipos conjuntos de investigación" sobre inmigración ilegal. Para ello, el director general de la Guardia Civil y la Policía visitará Mauritania la semana que viene.