Sábado, 3 de Noviembre de 2007

Ang Lee clausura la 52 Seminci con el estreno en España de "Se, Jie"

EFE ·03/11/2007 - 14:37h

EFE - La actriz italiana Sofía Loren saluda tras recoger la Espiga de Oro de la Seminci por el conjunto de su carrera, hoy, en el Teatro Calderón de Valladolid.

La última película del director taiwanés Ang Lee, titulada "Se, Jie ("Deseo, Peligro)" y ganadora del León de Oro de la pasada Mostra de Venecia, ha clausurado hoy la 52 Semana Internacional de Cine de Valladolid con muy buena acogida por parte del público asistente al que ha sido su estreno en España.

Ambientada en el Hong Kong y la Shangai de la II Guerra Mundial (1939-1945) y con la intriga propia de las películas de espionaje, Ang Lee profundiza en algunos de los recovecos más vulnerables e íntimos del alma humana como son el sentimiento de la humillación, la sexualidad y el dolor.

La trama se centra en la relación que establece una mujer Wang Chiah-Chih, interpretada por la actriz china Tang Wei, y el agente de la resistencia china Mr. Yee, encarnado por Tony Leung Chiu Wai, colaboracionista de los japoneses y torturador.

Ella se infiltra en la vida de él con la misión de facilitar su eliminación por parte de la resistencia.

Con un comienzo lento y un metraje muy largo, 156 minutos, la película, en chino en su versión original, va ganando en tensión, tanto por la intriga como por el sexo, cuando los dos protagonistas empiezan una relación morbosa y carnal.

La relación entre ambos, basada en el sexo y en la humillación, crece hasta el punto en que ella duda de si llevar a cabo la misión.

En "Se, Jie", proyectada fuera de concurso, la tensión entre la razón y los sentimientos conduce a un final muy potente.

La película, basada en una novela corta de Ailing Chang sobre un grupo de patriotas chinos en el Shanghai de 1937 ocupado por Japón, también constata el sinsentido del dolor, el propio y ajeno, el de las guerras, en general, y el de los conflictos personales, en particular.

El realizador taiwanés Ang Lee cortó media hora de las escenas de sexo más tórridas de la película, última ganadora del León de Oro de la Mostra de Venecia, para poder sortear así la censura china.