Archivo de Público
Sábado, 3 de Noviembre de 2007

El DKV Joventut vence en León y sigue líder

En el otro encuentro del día, el TAU Vitoria ha arrollado al Estudiantes (90-69) y sigue pujando por alcanzar al equipo de Badalona.

EFE ·03/11/2007 - 21:59h

El alero argentino del MMT Estudiantes Hernán Jasen (c. detrás) bota el balón ante la defensa del alero del Tau Vitoria Sergi Vidal. EFE

El DKV Joventut venció (80-90) al Grupo Begar en el Palacio Municipal de los Deportes de León en un encuentro en el que los verdinegros sufrieron hasta el final, y continua al frente de la Liga ACB con un balance de cinco victorias y una derrota.

El equipo de Aíto García Reneses controló el choque en su primera mitad, pero en la segunda los locales ajustaron su defensa y se encomendaron en ataque a Nacho Yáñez y Rick Hughes, argumentos con los que apretaron el partido y generaron dudas en el líder de la ACB.

Sin embargo, la 'Penya', que no acusó la ausencia de Rudy Fernández, recurrió a la sangre fría de Lubos Barton -máximo anotador del choque con 23 puntos-, el desparpajo de Ricky Rubio y la labor bajo los aros de Edu Hernández Sonseca para llevarse una valiosa victoria de León, que despeja los fantasmas de la derrota de la semana pasada en Badalona.

El equipo de Aranzana, por su parte, sigue inmerso en una comproetida situación en la clasificación, ya que marcha penúltimo con una sola victoria tras seis partidos disputados.

El TAU ahoga al Estudiantes

El alto ritmo del TAU de Vitoria superó al Estudiantes, en un partido en el que no hubo color y lo mejor fue la facilitad anotadora de los locales. El partido empezó a todo gas, con ataques rápidos de los dos equipos. Lewis puso los primeros cinco puntos del Estudiantes y mantuvo la igualdad, pero sólo fue un espejismo.

El primer triple del partido, de Sergi Vidal, y una canasta más adicional de Rakocevic pusieron el 13-5 y obligaron a los de Madrid a pedir el primer tiempo muerto tras un parcial de 7-0. Los vitorianos corrían al contraataque y anotaban fácil, los madrileños abusaban del triple y fallaban, de manera que los locales se fueron trece arriba, hasta que Pietrus rompió la sequía visitante.

Al final del primer cuarto, la jugada de la semana: un increíble canastón de Lewis desde su campo, sobre la bocina, puso el 21-15. El veterano americano anotaba así diez de los quince puntos de su equipo. Al comienzo del segundo cuarto, el Estudiantes se acercó a cuatro. El TAU ya no contraatacaba con facilidad; por ahí se igualaba el partido, de manera que los locales cambiaron de táctica: tres triples seguidos les devolvieron la comodidad de quince puntos de ventaja.

Los locales mantuvieron fácilmente esta distancia. Entre los triples fallados del Estudiantes, los convertidos del TAU y una técnica al técnico madrileño, Mariano de Pablos, por protestar, los vitorianos, sin despeinarse, se fueron al vestuario con diecinueve de ventaja y 51 puntos anotados.

Tras el descanso, la única posibilidad para los madrileños es que el TAU se relajara. No fue así, sino al revés, los vitorianos empezaron serios y se pusieron veinticinco arriba, obligando a pedir tiempo a De Pablos cuando apenas transcurrían dos minutos del tercer cuarto.

Por fin acabó el tercer cuarto para un Estudiantes que sólo anotó trece puntos en ese periodo. Quedaban los últimos diez minutos. Entonces sí que los locales se dejaron llevar, y el Estudiantes, tirando de pundonor, recortó la diferencia hasta los veintiún puntos finales.