Archivo de Público
Martes, 8 de Julio de 2008

Merkel destaca los "progresos" del G8 sobre el cambio climático

EFE ·08/07/2008 - 04:19h

EFE - El representante de los jóvenes japoneses camina junto a la canciller alemana Angela Merkel y al presidente ruso Dmitry Medvedev (i), durante la cumbre del G8 que se celebra en Toyako, Japón.

La canciller alemana, Angela Merkel, se declaró hoy "muy satisfecha" por los progresos en los trabajos del Grupo de los Ocho (G8) sobre el cambio climático o el precio de los alimentos y la energía.

La canciller habló así tras una reunión bilateral hoy con el presidente de EE.UU., George W. Bush, al margen de la cumbre del G8 que se celebra desde ayer y hasta mañana en Toyako (Japón).

"Estoy muy satisfecha con el trabajo que se ha dedicado a los documentos del G8, en lo que respecta a progresos en la cuestión del cambio climático y la cooperación en el área de la comida y el petróleo", afirmó.

Los dos mandatarios abordaron también cuestiones de política exterior y, en concreto, las negociaciones de la Ronda de Doha de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Según Merkel, ambos "estamos esperanzados en que pueda llegarse a una conclusión positiva en las próximas semanas".

Por su parte, Bush no hizo referencia a esos asuntos y optó por destacar que ambos se encuentran de acuerdo en lo que respecta al programa nuclear iraní.

"Hablamos sobre la necesidad de seguir colaborando acerca de Irán", declaró el presidente estadounidense.

Los dos mandatarios se vieron hace escasamente un mes en las afueras de Berlín, en una reunión dominada por las actividades nucleares iraníes y en la que Merkel expresó su apoyo al endurecimiento de las sanciones contra el régimen de la República Islámica.

Los precios de los alimentos y la energía dominan hoy la sesión de esta mañana de la cumbre, mientras que la sesión de la tarde se dedicará a analizar la situación en puntos conflictivos del globo como Zimbabue, Irán o Corea del Norte y su programa nuclear.

Los mandatarios dedicarán también buena parte de sus conversaciones al cambio climático.

Japón, el país anfitrión, aspira a lograr un acuerdo para reducir las emisiones de gases contaminantes al 50 por ciento para 2050, un objetivo en el que cuenta con el apoyo de los países europeos.