Archivo de Público
Lunes, 7 de Julio de 2008

Andalucía pelea por reducir las listas de espera

Revalidada la mayoría, el Gobierno socialista hace caso ahora a las exigencias de las mujeres que el pasado 8 de marzo salieron a la calle pidiendo una reforma de la ley

PÚBLICO.ES ·07/07/2008 - 23:30h

DANI POZO - Campaña a favor de la interrupción voluntaria del embarazo.

El partido socialista recoge, cuatro años después, la iniciativa que vendió José Luis Rodríguez Zapatero durante su candidatura en 2004, cuando aspiraba al que fue su primer mandato. Acabó la legislatura y una precampaña prematura y tensa fue mermando poco a poco la voluntad socialista de reformar una ley que sólo despenaliza el aborto en tres supuestos.

Revalidada la mayoría, el Gobierno socialista hace caso ahora a las exigencias de las mujeres que el pasado 8 de marzo salieron a la calle pidiendo una reforma de la ley. La norma actual no pone límites al aborto en un supuesto: si hay peligro físico o psíquico para la madre. Esto da vía libre a elucubraciones y acusaciones de quienes opinan que abortar es asesinar -jueces incluidos- y deja desprotegida a la mujer que decide acabar con su embarazo.

En España, sólo un 3% de los abortos se realiza en centros públicos, porque muchos profesionales se acogen a la objeción de conciencia, recogido por la Constitución. En este sentido, poco puede hacer el Ministerio de Sanidad, aunque ha anunciado la creación de un registro de objetores. El ministro Bernat Soria ha insinuado en más de una ocasión que algunos de los médicos objetores en la sanidad pública no tienen problemas de conciencia si cobran de una clínica privada.

Según un estudio de la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo (ACAI) y el Grupo de Interés Español en Población, Desarrollo y Salud Reproductiva, sólo nueve comunidades financian el aborto de forma que las mujeres que quieran abortar no tengan que pagar de su bolsillo la prestación, aunque lo hagan en un centro privado. Cuatro de estas comunidades están gobernadas por socialistas, pero también las hay del Partido Popular, como Madrid, el País Valenciano o Murcia.

Andalucía es la más avanzada. Tiene suscritos conciertos y la mujer que aborta allí paga un pequeño porcentaje del coste. La demora sólo es de siete días, gracias a los convenios del Servicio Andaluz de Salud con las clínicas privadas. En el resto de España, la media de espera es de 15 a 60 días, según un estudio financiado por el Ministerio de Sanidad.

Mejoras en Catalunya

Catalunya sólo financia el 20% de los abortos (unos 600.000 euros), aunque prepara una modificación del actual modelo para ampliar la financiación, según anunció en enero la consellera de Salud, Marina Geli.

La consellera también pronosticó una reducción de las interrupciones del embarazo debido al avance de las pruebas de malformación fetal que permitirá el nuevo protocolo. Además, se incentivará a los profesionales de la sanidad pública a acompañar a abortar a mujeres más allá de la semana 22 por malformación.