Archivo de Público
Lunes, 7 de Julio de 2008

Catalunya y País Vasco desafían a los pisos vacíos

La vivienda, por ley, no valdrá en Andalucía más del triple del salario

PÚBLICO ·07/07/2008 - 23:30h

guillermo sanz - Viviendas en construcción, en un barrio de Madrid.

 Desde la creación del Ministerio de Vivienda en 2004, el Gobierno central ha apostado por políticas con carácter integral. El Plan de Choque, aprobado en julio de 2004 y que supuso una inversión adicional de 1.301 millones, fue el primer paso de la política de vivienda del Ejecutivo, que se consolidó con el Plan Estatal de Vivienda 2005-2008, una apuesta por la promoción de viviendas protegidas a precios concertados para fomentar la compra de viviendas usadas.

También es relevante la reciente Ley de Suelo. Entre otras medidas, fomenta la reserva de un 25% del suelo en cada autonomía para construir vivienda protegida. Otras medidas importantes son la Renta de Emancipación Básica (210 euros mensuales), de la que ya se han beneficiado más de 15.000 jóvenes, o la creación de la Sociedad Pública de Alquiler, con la que se quiere generar un cambio cultural.

En las autonomías, administraciones donde las políticas llegan hasta donde el Estado central no puede, Manuel Chaves rompió la baraja al anunciar una futura ley andaluza que garantizará una vivienda asequible por la que en ningún caso se pagará más de un tercio del salario. No obstante, Catalunya y el País Vasco son las autonomías donde se han llevado a cabo medidas más audaces.

En Catalunya, una ley establece subvenciones directas para la rehabilitación de viviendas vacías en mal estado para que se alquilen o se cedan temporalmente a la administración a cambio de garantías de cobro. El Gobierno vasco desarrolla un programa para sacar al mercado viviendas que se encuentran vacías en régimen de alquiler social. El propietario de la vivienda cobra directamente del Ejecutivo, que cubre la diferencia entre el precio real y lo que paga el inquilino.

Galicia, por su parte, apuesta por la transparencia. La Consellería de Vivienda, en manos del BNG, mantiene desde 2005 el Rexistro de Demandantes de Vivenda Pública para controlar las adjudicaciones y "garantizar la transparencia". Los promotores de vivienda protegida en Galicia sólo pueden vender a las personas que indique el propio departamento, tras el correspondiente sorteo. Además de las ayudas tradicionales, existe una línea para familias pobres con hijos que hayan comprado su primera vivienda.

El Gobierno extremeño, por su parte, mantiene activo el Plan Vivienda 60.000. "Nosotros ofrecemos el terreno a los constructores, y ellos se comprometen a construir viviendas que no superen los 60.000 euros", explica la Junta. Un plan ofrece en Castilla La Mancha viviendas público-privadas que complementan a las protegidas. Se trata de pisos de unos 70 metros cuadrados con un precio de 130.000 euros. Aunque las ayudas a los jóvenes se extienden ya por casi todas las comunidades, es particularmente destacable la línea abierta en Navarra.