Archivo de Público
Lunes, 7 de Julio de 2008

Se acabó el crédito para el 40% de los autónomos

Un 40% de los trabajadores por cuenta propia que piden financiación no la consigue

B. CARREÑO ·07/07/2008 - 22:41h

El credit crunch afecta a la economía real española. Pese a la solvencia de las entidades de crédito y a la prácticamente nula inversión en hipotecas basura, la restricción del crédito derivada de los excesos financieros en EEUU afecta a los autónomos españoles.

Según cálculos del Observatorio del Trabajo Autónomo (OTA), alrededor del 40% de los autónomos que solicita financiación no la consigue. Hasta el año pasado la cifra afectaba al 33% y los expertos creen que los problemas para obtener un crédito irán en aumento.

Desde la OAT recuerdan que esta cifra puede ser mayor en el caso de las pymes, ya que los autónomos tienden a autofinanciarse. Para 2008, esperan que los préstamos al sector suban entre un 6% y 8%. A finales de año, la morosidad total de los créditos se puede situar cerca del 3%.

A estos problemas se unirán los derivados de la crisis. Según el economista Ángel Laborda, el PIB se habría estancado en el segundo trimestre de este año y para el siguiente semestre pueden esperarse tasas de crecimiento negativas que dejarían la media anual cercana al 1%. Aún peor sería la previsión para 2009, donde se prevén caídas abultadas en el primer semestre y una tibia recuperación en el segundo por lo que, con suerte, el crecimiento sería del 0,1%.

Según Laborda, el Gobierno tiene poco margen para abordar medidas de tipo inmediato, aunque las que ha apuntado “van en la buena dirección”. En su opinión, no obstante, faltan medidas estructurales en  el mercado laboral y en la gestión del gasto público.

Revisión salarial

El observatorio demandó, entre otras medidas, cambios en el tratamiento fiscal para el colectivo por cuenta propia. Lorenzo Amor, presidente de ATA, fue más allá y abogó por estudiar el fin de la cláusula de salvaguarda, la que permite que el salario se actualice con la inflación de los trabajadores de cuenta ajena y llamó a todos a “apretarse el cinturón”.