Archivo de Público
Sábado, 3 de Noviembre de 2007

Merkel acalla las críticas con una visita relámpago a Afganistán

La oposición llevaba meses criticando que la canciller no había visitado a las tropas alemanas

GUILLEM SANS MORA ·03/11/2007 - 21:39h

La canciller alemana, Angela Merkel, sorprendió ayer con una visita no anunciada a Afganistán, donde pasó un tiempo breve con las tropas alemanas en la ciudad de Masar-i-Sharif y se reunió en Kabul con el presidente del país, Hamid Karzai.

Fue una visita relámpago al término de su viaje oficial a India, y tuvo lugar bajo fuertes medidas de seguridad.

Con su primer viaje a Afganistán, Merkel reacciona a las críticas por parte de la oposición que lleva tiempo reclamando a la canciller una visita al país. En Alemania hay un gran debate sobre la justificación de la misión del Éjercito en el Hindukush. Numerosos diputados alemanes han viajado a Afganistán para valorar la intervención occidental.

El ministro de Asuntos Exteriores, el socialdemócrata Frank-Walter Steinmeier, criticó a Merkel la semana pasada en el congreso del SPD. Los socialdemócratas no se han hecho una idea de la situación en Afganistán “desde la esquina de su sofá”, ironizó en referencia a los viajes de políticos del SPD al país. El predecesor de Merkel, Gerhard Schröder, estuvo en Afganistán por última vez en 2004.

En Masar-i-Sharif, donde está la base alemana, Merkel visitó un monumento en recuerdo de los soldados muertos en la intervención. En su reunión con Karzai, la canciller se comprometió a examinar la posibilidad de enviar más efectivos de entrenamiento de policías afganos.