Archivo de Público
Lunes, 7 de Julio de 2008

Una contrarreloj corta para medir las fuerzas

EFE ·07/07/2008 - 17:51h

EFE - El ciclista francés Samuel Dumoulin, (i), celebra tras cruzar la meta en primer lugar en la tercera etapa del Tour de Francia, entre las localidades de Saint-Malo y Nantes.

Nantes (Francia), 7 jul.- Una contrarreloj de algo menos de 30 kilómetros servirá mañana martes para marcar las primeras diferencias en la general y para conocer el auténtico estado de forma de los favoritos al triunfo final, en el primer test duro del presente Tour de Francia.

Si la ronda gala se inició sin prólogo y las primeras etapas no han servido para obtener grandes distancias en la general, la cronometrada entorno a Cholet cambiará la pinta de la carrera.

Se trata de una etapa llana, con grandes rectas y sin muchas dificultades, un trazado para los especialistas de la disciplina, entre los que todo el mundo cita al suizo Fabian Cancellara.

Como no son muchos kilómetros, no se espera que las diferencias entre los pretendientes al maillot amarillo en París sean determinantes.

Los organizadores han previsto una etapa en la que los gallos del pelotón muestren sus cartas pero que no acabe con el suspense de la carrera.

-- Características de la 4a. etapa, Cholet - Cholet, 29,5 kilómetros, contrarreloj individual