Archivo de Público
Lunes, 7 de Julio de 2008

Más de tres millones siguieron la victoria de Nadal

En el Reino Unido la audencia de la final de Wimbledon aumentó hasta los siete millones y medio de espectadores

AGENCIAS ·07/07/2008 - 15:29h

La victoria conseguida anoche por Rafa Nadal en la final del torneo de Wimbledon ante el suizo Roger Federer tuvo una audiencia media en Cuatro de 3.009.000 espectadores, y una cuota de pantalla del 26 por ciento.

Sin embargo, el éxito de Nadal fue seguido en mayor medida en el Reino Unido, donde tuvo lugar este Grand Slam. Así, más de siete millones de personas (7,4 millones) estuvieron pendientes a través de BBC 1 de la actuación del tenista español ante el número uno del mundo, un 39 por ciento de 'share'.

El partido en el que Nadal superó a Federer, que tuvo que ser interrumpido por la lluvia, llegó a alcanzar en España los 4.511.000 espectadores en su último tramo, con el 34,6 de 'share', en la fase de 21.22 a 22.16 horas.

El encuentro tuvo que comenzar con retraso debido a la lluvia y en su primer tramo (de 14:51 a 17:54 horas) tuvo una media cercana a los dos millones de seguidores, mientras que después del primer parón (de 19:00 a 20:56 horas) alcanzó los 3,3 antes de volver a ser detenido.

Nadal supera a Hamilton en el Reino Unido

Por su parte, en el Reino Unido, el partido, que obligó a la BBC1 a desviar su programación al segundo canal BBC2 debido a las interrupciones, registró 12,7 millones de audiencia durante los quince últimos minutos finales.

El año pasado, la final entre Nadal y Federer, que también alcanzó los cinco sets de duración, consiguió reunir ante el televisor a 7,3 millones de personas en los últimos 15 minutos de partido, cifra bastante inferior a la edición de este año.

El encuentro Federer-Nadal superó también en Gran Bretaña al otro acontecimiento deportivo del día, la Fórmula Uno. La victoria de Hamilton en el circuito de Silverstone, en la ITV 1, atrajo a una media de 4,4 millones de espectadores (36 por ciento de cuota de pantalla), según 'The Guardian'.