Sábado, 3 de Noviembre de 2007

Ankara y Bagdad acercan posiciones en la lucha contra el PKK

EFE ·03/11/2007 - 18:43h

EFE - El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan (i), conversa con el primer ministro iraquí, Nuri al-Maliki, hoy en EStambul.

Irak y Turquía acercaron hoy posiciones en la lucha contra la guerrilla kurda del PKK en la región norte del país árabe tras el compromiso de Bagdad de tomar medidas "urgentes" contra ese grupo armado, en un intento de recomponer sus deterioradas relaciones y evitar una incursión militar turca.

El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, se mostró "complacido" con la declaración final de la II Cumbre de los Países Vecinos de Irak celebrada hoy en Estambul por la inclusión de un punto sobre la lucha antiterrorista.

Los países vecinos de Irak y las potencias con derecho a veto del Consejo de Seguridad de la ONU se comprometieron a apoyar los "esfuerzos (de Irak) en la lucha contra el terrorismo, incluidos todos los esfuerzos para evitar que el suelo iraquí se utilice como una base para el terrorismo contra los países vecinos".

"Los participantes acuerdan reafirmar la independencia, total soberanía, unidad nacional e integridad territorial, identidad árabe y musulmana de Irak, y se comprometen a preservar las fronteras internacionalmente reconocidas de Irak", afirma el documento consensuado tras dos días de negociaciones.

Pero, sobre todo, fueron importantes las conversaciones bilaterales producidas entre los líderes asistentes a la cumbre.

Tras intensas reuniones a tres bandas entre la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, y los representantes de Turquía e Irak, el primer ministro iraquí, Nuri Al Maliki, prometió "medidas urgentes" contra el PKK.

El portavoz del gobierno iraquí, Ali Al Dabbagh, por su parte, declaró a Efe que estas medidas fueron puestas hoy en marcha con el comienzo del cierre de las oficinas del PKK.

"Irak está dando ya pasos concretos contra el PKK", que irán dirigidos a conseguir su "aislamiento", explicó Al Dabbagh.

La agencia pro-kurda Firat informó de que las oficinas del Partido por la Solución Democrática del Kurdistán (PÇDK, cercano al PKK) fueron clausuradas en la ciudad de Erbil, capital de la región autónoma kurda.

Además, la delegación iraquí anunció en Estambul que espera "buenas noticias en breve" acerca de los ocho soldados turcos capturados por el PKK el pasado 21 de octubre durante un combate.

Firat publicó hoy que los rehenes podrían ser liberados mañana y entregados a una delegación de tres diputados turcos del pro kurdo Partido de la Sociedad Democrática (DTP) que hoy viajaron al norte de Irak para reclamar su liberación.

El ministro de Asuntos Exteriores de Irak, Hoshyar Zebari, señaló que Turquía e Irak caminan hacia "una acción común" contra el PKK y explicó las medidas que se han tomado de momento: incrementar los controles para evitar el apoyo logístico al PKK, cerrar sus oficinas y detener a sus colaboradores.

Sin embargo, el responsable iraquí se negó a contestar si estos serán extraditados a Turquía, como exige el gobierno de Ankara.

"Se trata de medidas factibles, para reconstruir la confianza entre Turquía e Irak", aseguró Zebari, en referencia a las reiteradas denuncias turcas sobre la supuesta permisividad iraquí en el tema de las bases del PKK.

Zebari reconoció que "es muy difícil" luchar contra el PKK en las montañas, donde mantiene su refugio, y dejó la puerta abierta a una operación militar iraquí contra la base central del PKK en las montañas Kandil, aunque matizando que "antes habría que discutirlo con los otros países".

Ante la pregunta sobre por qué estas acciones han tardado tanto en ponerse en marcha, el portavoz iraquí Al Dabbagh reconoció que era necesaria "mucha preparación" y la coordinación de los gobiernos central y autónomo kurdo del norte de Irak.

"Lo que es importante es que el parlamento iraquí declaró terrorista al PKK y esto incumbe a todos los niveles del gobierno", afirmó el portavoz iraquí, quien negó que el presidente del Gobierno regional kurdo del norte de Irak, Masud Barzani, esté en contra de las órdenes del gobierno central.

"(El Gobierno regional kurdo) es parte del gobierno de Irak y están comprometidos con sus decisiones. El señor Barzani también las apoya", añadió.

Turquía ha concentrado más de 100.000 efectivos militares a lo largo de la frontera iraquí y amenaza con realizar una incursión militar contra las bases del PKK en el norte de Irak, que, según acusa, está protegido por la administración kurdo-iraquí.

En el último mes, una cincuentena de soldados y civiles turcos y un centenar de militantes del PKK han muerto en diversos enfrentamientos.

El próximo lunes, el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, viaja a EEUU para reunirse con el presidente estadounidense, George W. Bush, y se espera que tras esa reunión Turquía haga pública su decisión sobre si ataca o no el norte de Irak.