Archivo de Público
Lunes, 7 de Julio de 2008

El mar se traga a 14 inmigrantes que buscaban la costa andaluza

La falta de luz hace que Salvamento marítimo y la Guardia Civil suspenda la búsqueda esta noche. Todo apunta a que los desaparecidos son nueve hombres, cuatro mujeres y un menor

PURA RAYA ·07/07/2008 - 14:37h

EFE - Uno de los 23 ocupantes de la embarcación que volcó en Motril (Granada).

Dos aviones y dos embarcaciones rastreaban este lunes sin descanso un radio de 837 kilómetros cuadrados a unas 50 millas al sureste del cabo Sacratif, en Granada. El objetivo era encontrar a 14 inmigrantes nigerianos (un menor, cuatro mujeres y nueve hombres) que cayeron al mar cuando un fuerte oleaje volcó la patera en la que viajaban junto a otros 23 compatriotas, que sobrevivieron.

Los esfuerzos de Guardia Civil, Cruz Roja y Policía Nacional no tuvieron recompensa. Salvamento Marítimo admitía ayer que era "bastante improbable" encontrarlos, menos aún con vida. "Hay olas de hasta seis metros de altura y viento fuerte. Los efectivos han hecho todo lo posible y más. Es difícil, pero la esperanza es lo último que se pierde", dijo el subdelegado del Gobierno, Antonio Cruz.

Quienes sí pueden contar este mal trago son los 20 hombres y tres mujeres, una de ellas embarazada, que consiguieron sobrevivir al naufragio y, en medio de olas de entre cuatro y cinco metros y un viento de 35 nudos (más de 70 kilómetros por hora), recogieron los chalecos salvavidas que un helicóptero del Servicio Marítimo de la Guardia Civil les tiró al mar. Varios de ellos necesitaron asistencia psicológica por el impacto.

Sobre las tres de la madrugada, un pesquero dio el aviso de que una patera viajaba a la deriva a unas 60 millas de Motril, una milla al noroeste de la Isla de Alborán. Hasta el lugar se desplazó la embarcación Salvamar Hamal, de Salvamento Marítimo, que procedió al rescate.

Sobre las 5.30 horas, los inmigrantes, que partieron de Marruecos el sábado pasado en busca de una vida mejor, pisaron el Puerto de Motril para ser atendidos por voluntarios y personal de Cruz Roja. Todos presentaban síntomas de hipotermia. Pedían, según fuentes de Salvamento Marítimo, "que no les dejaran morir". Tan sólo una de las ocupantes del cayuco, encinta, se sometió a un reconocimiento médico. Los propios rescatados declararon ante la Policía que en la patera en la que viajaban venían 37 personas, según explicaron.

Los 14 inmigrantes a los que Salvamento Marítimo y el Servicio Marítimo de la Guardia Civil busca en el mar de Alborán (Granada), tras volcar la pasada madrugada una patera con 37 personas, podrían ser nueve varones adultos, cuatro mujeres y un menor de edad, según informaciones del subdelegado del Gobierno en Granada, Antonio Cruz, quien ha reconocido que se trabaja con la "hipótesis cierta" de estas desapariciones.

La embarcación de Salvamento Marítimo Hamal rescató a 23 personas, todas nigerianas, que cayeron al agua a unas 60 millas de Motril, 11 millas al noroeste de la isla de Alborán, en medio de un fuerte oleaje. Inmediatamente se inició la búsqueda de los desaparecidos tras conocer la existencia de más pasajeros, según informaron los rescatados al personal de salvamento.

Durante la mañana se ha reforzado el dispositivo de búsqueda con dos embarcaciones y aviones, ampliándose el radio de acción, pero las esperanzas de encontrar a alguien con vida o siquiera los cuerpos de los desaparecidos se desvanecen cada vez más a causa del mal estado de la mar. Los 23 rescatados, 20 hombres y tres mujeres - una de ellas embarazada -, fueron trasladados al Centro de Inmigrantes de Motril tras comprobar que se encontraban en buen estado de salud.

El subdelegado del Gobierno atendió a los periodistas en el Parque de las Ciencias, en Granada capital, y relató la desaparición y operación de búsqueda de estas personas. Según su narración, desde que se avistara una patera a unas 60 millas náuticas al sur de Motril (Granada) y ya en el mar de Alborán, Salvamento Marítimo protagonizó una expedición de rescate que en torno a las 5.00 horas de la madrugada de hoy "tomó contacto" con esta embarcación, si bien el mar sufría fuertes sacudidas con olas "de hasta cuatro metros".

Los efectivos de la embarcación vieron, así, cómo la patera "naufragaba" a consecuencia de la fuerza del mar, con lo que comenzaron las labores de rescate de las personas que habían caído al agua. En total, los efectivos de la operación de rescate embarcaron a 23 personas; 20 hombres y tres mujeres de nacionalidad nigeriana que, una vez evacuados al puerto de Motril "coincidieron en decir" que a bordo de la patera "vendrían 37 personas". Tal información dio lugar a la activación de una nueva operación de rescate protagonizada ahora por una embarcación del Servicio Marítimo de la Guardia Civil, un avión de reconocimiento de Salvamento Marítimo y un remolcador de este mismo servicio de urgencia, aunque "no se ha podido detectar ningún resto" y el mar sigue muy encrespado.

"Todo hace suponer que han podido desaparecer 14 personas", admitió el subdelegado tras reconocer que "lógicamente, los inmigrantes no tienen por qué mentir" en cuanto al número de personas que navegaba en la patera. Las desapariciones, así pues, constituyen "una hipótesis cierta" y, de hecho, Antonio Cruz reveló que el testimonio de los inmigrantes rescatados induce a pensar que los desaparecidos son nueve hombres adultos, cuatro mujeres y un menor de edad, toda vez que el resto de los inmigrantes está ya en manos de la Policía Nacional tras su llegada a Motril. Antonio Cruz señaló además que las labores de búsqueda en el mar de Alborán continúan, y remitió la conclusión de los trabajos de rastreo a la decisión de los especialistas.

"Falta de previsión", según el alcalde 

Por otra parte, el alcalde de Motril (Granada), Carlos Rojas (PP), pidió hoy más medios técnicos y humanos "para evitar tragedias" como la ocurrida hoy en el Mar de Alborán. En declaraciones a Europa Press, Rojas consideró que "hay que trabajar desde los países de origen para evitar que las personas pierdan la vida intentando llegar a las costas de Europa", y manifestó su preocupación "por la falta de previsión de los gobiernos central y autonómico" ante la situación que viven los inmigrantes que llegan las costas.

El alcalde, que incidió en que este problema se acentúa con la llegada de menores, 11 en el mes de junio, apuntó que "hay que garantizar una adecuada atención a los inmigrantes y más aún cuando se trata de menores de edad"."Dados los hechos y las previsiones para este verano, aún no comprendemos cómo el Gobierno sigue minimizando un drama de estas magnitudes", señaló el alcalde de Motril.

La concejal de Inmigración en el Ayuntamiento, Teresa Morales, manifestó a su vez que "todo el colectivo de inmigrantes siente una honda consternación por la previsible muerte de las 14 personas" desaparecidas.