Archivo de Público
Lunes, 7 de Julio de 2008

Rubalcaba, "satisfecho" con el pacto europeo de inmigración propuesto por Francia

El ministro de Interior se jacta de haber conseguido que Francia, principal impulsor del pacto por la inmigración en la UE, retire varios de los puntos más polémicos de su propuesta

PÚBLICO.ES / AGENCIAS ·07/07/2008 - 12:43h

El ministro español de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se mostró hoy "satisfecho" con el pacto europeo de inmigración propuesto por Francia, pues recoge lo esencial del modelo español de política migratoria. Además, se dijo sorprendido por el hecho de que llame la atención el término "inmigración escogida", cuando España lo hace desde hace tiempo en deteminadas zonas para las tareas agrícolas. "Hace mucho que estamos practicando una inmigración escogida", sentenció en rueda de prensa al término de la primera sesión de trabajos del Consejo.

Ése término, el de la inmigración escogida, fue acuñado por el presidente Francés, Nicolas Sarkozy, durante su campaña electoral hace ya más de un año, sostenida por el líder galo durante este tiempo, y asimilada por el resto de políticos conservadores en Europa . Como en el caso del contrato de integración, Mariano Rajoy también lo reclamó en su campaña. El término en sí lleva consigo todas las connotaciones negativas, o al menos cuestionables, que el propio Sarko le ha ido añadiendo con el paso del tiempo: no a los inmigrantes pobres, sí a obligar a los extranjeros a asimilar todas las tradiciones del país que los acoge.

Es cierto que España lo hace desde hace tiempo como dice Rubalcaba, aunque con otro propósito. No con el de controlar la inmigración, ni con el de fichar a los estudiantes africanos más sobresalientes, sino con la intención de contratar a personas cualificadas durante un cierto tiempo para realizar un trabajo en concreto, véase, la recolección de frutas en Andalucía y Levante. una vez acabado ese período, los extranjeros regresan a sus países de origen.

Rubalcaba presumió, por otro lado, de la influencia española en el documento, al señalar que, si se compara el texto inicial francés con el final, hay cambios "en prácticamente todos los capítulos". "España ha tratado de situar en el acuerdo su visión de la inmigración", relató el ministro, que calificó el pacto de "paso importantísimo hacia una política común europea". La última versión suaviza las pretensiones iniciales de Francia respecto a la referencia a las regularizaciones masivas y elimina el término "contrato" en el capítulo dedicado a hablar de las políticas de integración, aunque invita a los Estados a poner en marcha medidas específicas para favorecer el aprendizaje de la lengua y el acceso al empleo.

España, según Rubalcaba, ha puesto sus ideas y, por eso, resumió se siente "cómoda" con este acuerdo porque "responde bastante bien al proyecto político español en materia de inmigración". En definiva, recalcó que tiene que haber inmigración pero tiene que ser ordenada y tener en cuenta las necesidades del mercado de trabajo; que hay que defender los derechos de los inmigrantes, que deben tener también los mismos deberes que el resto de trabajadores españoles; luchar "con firmeza" contra la inmigración ilegal y cooperar con los países de tránsito y origen.

Idioma en autonomías bilingües 

En cuanto a cómo se articulará el aprendizaje del idioma en el caso de las comunidades autónomas con lenguas cooficiales, fue prudente y pidió esperar primero a tener el acuerdo de manera formal, que deberá ahora discutirse con el resto de países y llevarse al Consejo. En todo caso, admitió que el tema del aprendizaje de la lengua supondría una "novedad" en la política española de inmigración.

Por lo que se refiere a los irregulares existentes en la Unión Europea, el ministro señaló que su futuro "está en la ley", que estipula que deben volver a sus países, algo que, dijo "se viene haciendo casi todos los días".

Directiva de retorno

Por otro lado, lamentó que a Latinoamérica haya llegado la "peor lectura" de la Directiva de retorno aprobada recientemente por los Veintisiete, duramente criticada al otro lado del Atlántico y replicó que ahora hay "millones de inmigrantes europeos que tienen derechos que no tenían antes".

"Hay muchas lecturas de la Directiva y es verdad que a algunos países de Latinoamérica ha llegado la peor", confesó Rubalcaba quien puso de relive que la norma instaura determinados derechos en países donde no los había y en otros, como España, no obliga a cambiarlos. 

Los 14 puntos de la UE 

El principio fundamental sobre el que se basa el documento es que la gestión de la inmigración en la UE debe tener en cuenta la situación del mercado laboral, así como los recursos disponibles en materia de alojamiento, sanidad y educación.

A partir de esa premisa, los principales puntos del pacto son los siguientes:

- Cada Estado miembro deberá determinar las condiciones de admisión a su territorio y fijar el número de inmigrantes que puede acoger, en función de las necesidades del mercado de trabajo y atendiendo a las consecuencias en los demás países miembros.

- Se impulsará la admisión de trabajadores cualificados y se favorecerá la inmigración temporal, para evitar la fuga de cerebros.

- La reagrupación familiar se vinculará a los ingresos y condicones de residencia de la familia, así como al conocimiento del idioma del país de acogida.

- Los Estados miembros fomentarán la integración de los inmigrates, buscando el equilibrio entre sus derechos (acceso a la educación, al trabajo, a la seguridad y a los servicios públicos y sociales) y deberes (aprendizaje del idioma, respeto a las leyes del país de acogida)

- Los inmigrantes en situación irregular tendrán que abandonar la UE voluntariamente o serán expulsados.

- Las regularizaciones se harán "caso por caso", a título excepcional, por motivos humanitarios o económicos.

- Se intentará establecer acuerdos de readmisión, comunitarios o bilaterales, con los países de origen de inmigración, con los que también se reforzará la cooperación para luchar contra el tráfico de personas.

- Los Estados miembros deberán ofrecer ayudas para el retorno voluntario de los inmigrantes.

- El 1 de enero de 2012, como muy tarde, se implantarán en la UE los visados con información biométrica.

- A partir de esa fecha también debería estar operativo un registro electrónico de salidas y entradas.

- Se reforzarán el papel y los recursos de Frontex (la agencia europea de control de fronteras).

- En materia de asilo, la UE creará en 2009 una oficina europea "de apoyo", sin poderes, para facilitar el intercambio de informacin.

- Ea Comisión Europea deberá presentar propuestas para instaurar en 2012 un procedimiento de asilo único en la UE, basado en garantías comunes.

- La UE trabajará para establecer acuerdos con los países de origen o tránsito de los inmigrantes sobre gestión de la inmigración legal y lucha contra la irregular, mecanismos de readmisión, y apoyo al desarrollo de sus economías.