Archivo de Público
Domingo, 6 de Julio de 2008

Nadal vence a Federer en un partido memorable

El manacorí sucede a Manolo Santana en el cuadro de los vencedores masculinos españoles en Londres tras un partido inolvidable contra Federer

IGNACIO ROMO ·06/07/2008 - 22:14h

Rafa Nadal celebra una jugada durante el maratoniano partido contra Federer. AFP

La historia se rinde ante Nadal. El manacorí, el tenista indestructible, el hombre que jamás da un punto por perdido, se convirtió ayer, por fín, en un tenista todoterreno al ganar su primer torneo de Wimbledon.

Las analogías con John McEnroe son inevitables. Zurdo, de 22 años y poniendo punto final a la racha de cinco victorias en Wimbledon de su rival. Ayer Rafa siguió al pie de la letra con Federer el mismo guión que el genial neoyorquino había protagonizado con Björn Borg en 1981.

Y la comparación con Borg también era pertinente ayer. Desde que en 1980, el rey vikingo del tenis alzara (como ya hiciera también en 1978 y 1979) los trofeos de Roland Garros y Wimbledon, nadie había logrado la doble hazaña en el mismo año.

Lo cierto es que el tenista balear tenía este año mucha pinta de ganador de Wimbledon. En muy pocos días había conseguido la transición del juego en tierra batida a la diferente técnica de la hierba.

El número dos del mundo ganó en París el 8 de junio su cuarta copa de los Mosqueteros y, tan sólo siete días después, alzaba el trofeo de ganador de Queen’s, el primer torneo de su carrera sobre hierba y todo un ejemplo de rapidez (siete días) en la adaptación a la superficie.

Iniciativa en el marcador

Ayer Nadal comenzó mandando en el partido. En la primera manga rompió el servicio de Federer con 1-1 en el marcador y dominó hasta anotarse el primer set por 6-4 en 48 minutos. La situación pintaba bien para el número dos del mundo. Y la estadística ayudaba mucho: Rafa jamás había ganado el primer set en  una final de Wimbledon.
En el segundo set, Federer arrancó sirviendo. Situó el marcador en un preocupante 3-0, que progresaría a 4-1. Pero entonces reaccionó el español.

El juego del número dos del mundo en la segunda mitad del segundo set fue prodigioso. Dominó la pista en todo momento, supo abrir ángulos con su derecha y el revés cruzado fue letal. El reflejo en el marcador fue instantáneo. Cinco juegos seguidos para el manacorí sellaron otro 6-4. Después llegaron dos interrupciones por la lluvia ... y el maratón. Los tres últimos sets fueron igualadísimos y prolongaron el partido hasta un total de 4 horas y 48 minutos, la final más larga de la historia de Wimbledon.

Ambos tenistas fueron capaces de mantener sus saques sin problemas (aunque los aces del quíntuple ganador en el All England, fueron cinco veces superiores a los obtenidos por el español) pero el suizo fue superior en los dos tie breaks. 7-6 y 7-6. Faltaba el quinto y último set.

No hubo bandera blanca

Ninguno de los dos contrincantes cedía, el tenis aumentó aún más de calidad y Nadal se llevó el torneo (por 9-7) en su quinta bola de partido. El zurdo de Manacor es el nuevo John McEnroe. 

"Admiro a Federer cuando gana y cuando pierde"

Dos caballeros en un club de gentlemen. Rafa Nadal y Roger Federer se regalaron elogios nada más concluir la maratoniana final que ha coronado por vez primera al mallorquín en Wimbledon. Federer comenzó con las alabanzas: “Rafa se merece esta victoria porque ha jugado un partido fantástico. Es el peor rival que podía tener ... ¡en mi mejor pista!”. El suizo, que contó con mucho apoyo durante todo el partido, concluyó con la frase más aplaudida en la Central.

“Volveré el año que viene para ganar esa copa”, anunció Federer señalando el trofeo que entonces sostenía Nadal.“Es imposible explicar lo que sentí. Jugar en esta pista ya es un sueño. Ganar, ¡no me lo había podido ni imaginar!”, declaraba un Nadal con los ojos húmedos por la emoción de la victoria.

“Quiero felicitar a Roger por su actitud. Le admiro cuando gana y también cuando pierde. Ésa actitud es muy buena para el tenis”, comentó el español. Nadal reconoció la superioridad de Federer. “Hay que recordar que él tiene cinco victorias en Wimbledon. Roger es aún el mejor. Yo sólo tengo la victoria de hoy, para mí es muy importante”, concluyó.

Noticias Relacionadas