Archivo de Público
Domingo, 6 de Julio de 2008

Emiratos cancela toda la deuda iraquí y sus intereses

EFE ·06/07/2008 - 15:20h

EFE - El presidente de Emiratos Árabes Unidos (EAU), jeque Jalifa bin Zayed Al Nahiyan, anunció hoy que su país decidió cancelar toda la deuda iraquí y sus intereses, valorada en más de 4.000 millones de dólares.

El presidente de Emiratos Árabes Unidos (EAU), jeque Jalifa bin Zayed Al Nahiyan, anunció hoy que su país decidió cancelar toda la deuda iraquí y sus intereses, valorada en más de 4.000 millones de dólares.

El jeque Zayed hizo este anuncio durante una reunión en Abu Dhabi con el primer ministro iraquí, Nuri Al Maliki, quien inició hoy una visita oficial de dos días en este rico país del Golfo Pérsico en busca de apoyo político y económico a su Gobierno.

"Se trata de una expresión de solidaridad y apoyo al Gobierno iraquí para que pueda aplicar los planes y los proyectos de reconstrucción y rehabilitación de las instituciones de Irak", dijo el jeque Jalifa, según la agencia nacional de noticias, WAM.

Asimismo, expresó su esperanza en que la decisión "ayude a aliviar el impacto de los problemas económicos del pueblo iraquí", y subrayó que Emiratos Árabes "ofrecerá todo apoyo moral y material al hermano Irak".

La visita de Maliki se produce un mes después del histórico viaje que el ministro de Asuntos Exteriores emiratí, jeque Abdala bin Zayed, hizo a Bagdad, donde anunció la intención de EAU de reabrir su embajada y nombrar a un embajador en la capital iraquí.

El jeque Abdala se convirtió el pasado 5 de junio en el primer alto responsable árabe que visita Irak desde el derrocamiento en marzo de 2003 del régimen de Sadam Husein.

Emiratos, entre otros países árabes aliados de Washington, han sido blanco en los últimos meses de crecientes presiones estadounidenses para reabrir sus embajadas en Bagdad en apoyo a los planes del gobierno del chií Nuri al Maliki para la reconciliación y el restablecimiento de la seguridad.

El jeque Jalifa confió en que "la situación de la seguridad en Irak ha mejorado relativamente", algo que "constituye un factor que ayuda al éxito del proceso político en ese país".

También instó a todas entidades y grupos políticos y religiosos iraquíes a respaldar al "gobierno legítimo (de Malili), rechazar todo tipo de violencia sectaria e incorporarse al proceso político para que Irak pueda recuperar su papel en la región".

"El restablecimiento de la seguridad en Irak es la piedra angular para que ese país vuelva a desempeñar su papel en la región y en el mundo", agregó el gobernante emiratí.

Por su parte, Maliki dijo que la cancelación de la deuda iraquí "ayudará a los esfuerzos para mejorar el desarrollo de la economía iraquí y para lograr la seguridad y la estabilidad".

Emiratos es miembro de la rica alianza económica y política del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), integrado también por Arabia Saudí, Kuwait, Bahrein, Qatar y Omán, todos ellos aliados de EEUU y todos gobernados por regímenes suníes.

Arabia Saudí, bahrein, Kuwait y Jordania han anunciado también su intención de enviar embajadores a Bagdad, y Kuwait afirmó hace dos meses que estudia cancelar la deuda de Irak.

Malili pidió en abril pasado, durante una conferencia de los países vecinos de Irak, que los estados árabes cancelen la deuda iraquí (de más de 65.000 millones de dólares), reabran sus embajadas en Bagdad y ayuden a su gobierno en la lucha contra Al Qaeda, que había advertido a los gobiernos de la región de que reenvíen a sus diplomáticos a la capital iraquí.

Numerosos estados árabes mantuvieron abiertas sus embajadas en Irak tras la invasión anglo-estadounidense de ese país, pero han comenzado a retirar a sus diplomáticos tras el secuestro y posterior asesinato del embajador egipcio Ehab al Sharif en 2005.