Archivo de Público
Domingo, 6 de Julio de 2008

"Este congreso vincula también al Gobierno"

JUANMA ROMERO ·06/07/2008 - 00:18h

El nombre de Elena Valenciano (Madrid, 1960) circuló en las últimas semanas como nueva número tres del partido, en sustitución de Carmen Hermosín.

Ese dato ejemplificaría cómo la ex eurodiputada, que se bregó en Bruselas antes de entrar bajo el palio del Congreso, ha crecido como peso pesado de la cúpula del PSOE. Al final se mantiene en la Ejecutiva, y en principio con su responsabilidad actual.

Se supo el nombre: Leire Pajín. ¿Qué significado tiene en clave interna?

Leire acompaña el discurso de compromiso y de cambio que necesitamos en este momento. Creo que no exagero si digo que ella es casi un símbolo de la solidaridad, del empeño en la ayuda con los que sufren. Es una tarjeta de visita excelente para andar por el mundo. Lo digo a sabiendas, que viajo bastante. Aporta aire fresco, dinamismo, juventud.

La nueva Ejecutiva tiene una vasta tarea por delante.

Sí, debe hacer del partido un instrumento útil, que funcione de forma eficaz. Se debe emplear a fondo en defender el cambio y escuchar a la gente. 

Y a las bases, porque me reconocerá que no es simétrica la ponencia marco y el documento final.

Hay que diferenciar entre la definición estratégica -el congreso- y el programa de gobierno. Pero por supuesto que este nuevo marco ideológico nos vincula a todos, desde el último militante al Ejecutivo.

Han tenido que vencer resistencias internas. En el aborto, por ejemplo. Hasta ahora nunca se había hablado de ley de plazos.

Se trata de un juego de equilibrios. No todo el mundo piensa lo mismo. Pero en este tema de la interrupción voluntaria del embarazo las mujeres del PSOE hemos empujado.

Usted fue una de las que más insistió antes del 9-M en avanzar en ese derecho. ¿Se siente orgullosa de que esa conquista esté hecha?

Nunca estaré satisfecha porque siempre nos quedaremos cortos. Ésta ha sido una lucha colectiva, de 30 años. No ha habido enfrentamientos duros con los compañeros ahora. La batalla se dio antes de las elecciones. Contábamos con que ahora era nuestro momento.

¿Saltarán esas promesas con seguridad al Gobierno? La vicepresidenta mostraba antes más reservas.

La vicepresidenta está convencida de adoptar una posición más madura sobre el aborto. No era una cuestión política, sino meramente técnica.

¿De aquí sale una firme advertencia a la Iglesia?

El Ejecutivo gobierna para todos, y él regula sus relaciones con los obispos. De aquí sale un mensaje a los que ven necesario avanzar en laicidad.