Archivo de Público
Sábado, 5 de Julio de 2008

«El protocolo exige confidencialidad»

·05/07/2008 - 22:10h

María Angustias Oliveras es la jefa de servicio de psiquiatría del Hospital Clínico Universitario San Juan de Alicante. Además, es presidenta del Foro de Psiquiatría de Género. Por su consulta pasan las mujeres que alegan problemas mentales para que se les autorice la interrupción voluntaria de su embarazo.


¿Qué supone para una mujer que se haga público que ha decidido interrumpir su embarazo?

Muchas veces no lo sabe la familia y ni siquiera el padre del bebé. En el peor de los casos, cuando el padre es un maltratador puede ser un problema para la mujer.

¿Qué tipo de problemas le puede causar salir del anonimato?

Se sienten culpables. La mayoría va apuradísima. Muchas presentan cuadros depresivos, sufren enfermedades mentales o están atormentadísimas porque su familia no lo sabe. Es muy grave que no se respete su derecho a la intimidad. Igual que el paciente tiene derecho a ser informado, tiene derecho a la confidencialidad de sus datos médicos.

¿Si finalmente se dan a conocer los historiales de las mujeres, podrían algunos profesionales llegar a actuar con miedo y dejar de practicar abortos?

No lo creo. En toda la Comunidad Valenciana existe un protocolo que hace que quienes notificamos problemas de salud mental para poner fin al embarazo ni siquiera pongamos las historias en el archivo general. Es tan confidencial que en el Hospital no consta que hayan abortado. Tenemos un archivo aparte. Cada día mandamos los datos a un archivo central en Valencia. Así la administración autoriza el cubrir los gastos de cada procedimiento.

¿Desde cuándo actúan ustedes así?

Desde hace años. No hemos cambiado nuestra forma de hacer por las recientes polémicas. Está establecido así por protocolo.