Archivo de Público
Sábado, 5 de Julio de 2008

Esplendor en la hierba

El tercer acto de los duelos Nadal-Federer en Wimbledon se presenta como la mayor oportunidad del español para atajar la racha de victorias del número 1 del mundo en Londres


IGNACIO ROMO ·05/07/2008 - 20:17h

"Cuando cruces esta puerta, conocerás el éxito o el fracaso. Trata a esos dos impostores con el mismo desprecio". Esta es la inscripción que deben leer los tenistas en la puerta que conduce a la pista central de Wimbledon. Se trata de una frase prestada del famoso poema If, de Rudyard Kipling, que da mucho que pensar a todos los que se disponen a pisar la mítica hierba londinense.

Nadal leerá hoy el verso del poeta nacido en Bombay con más atención que en otras ocasiones. Sabe que hoy puede encontrarse con el éxito en la catedral del tenis. En Londres, se habla de él esta semana de forma insistente como el nuevo campeón de Wimbledon, el hombre que puede convertirse en el segundo español ganador del torneo, 42 años después de que lo hiciera Manolo Santana.

¿Por qué existe esa percepción acerca de Nadal? Por dos razones. La primera es que el manacorí está dominando auténticamente el juego sobre la alfombra verde por vez primera en su carrera deportiva. Y la segunda hace referencia al año de Federer, una temporada errática a pesar de que parece haber reencontrado su juego en Wimbledon.

La victoria de Nadal sobre el alemán Schüttler en semifinales (6-1, 7-6 y 6-4) ha sido su quinto triunfo en esta edición de Wimbledon sin ceder un set. Con ella, ha conseguido su tercera oportunidad de romper la formidable racha de cinco títulos consecutivos de Federer.

La adaptación de Nadal

Nadal ha mostrado en esta edición de Wimbledon una capacidad camaleónica para adaptar su juego a la hierba. ¿En qué ha cambiado su juego? Básicamente en tres aspectos. Por un lado, su saque ha ganado en potencia -le pega a la bola un poco más arriba- y, por otro lado, ejecuta el drive anticipándose mucho más al golpe.

Y el tercer secreto de su metamorfosis londinense se encuentra en su mayor disponibilidad para subir a la red, algo que le convierte en un tenista irreconocible frente al Nadal de Roland Garros, siempre agazapado al fondo de la pista y desplegando su juego desde atrás.

La final hispano-suiza -la más repetida ya de la historia en torneos de Grand Slam- puede aportar grandes novedades para los estadísticos del deporte. Si gana Nadal, se convertirá en el primer tenista desde Bjorn Borg que triunfa en Roland Garros y Wimbledon en la misma temporada. Por el contrario, si el manacorí pierde, será el primero de la historia que es derrotado en tres finales de Wimbledon seguidas.

¿Y Federer? ¿Cómo se encuentra el suizo? La realidad es que ha hecho un gran torneo y lo necesitaba para borrar las dudas que pudieron surgir en Roland Garros. El número 1 del mundo, nada más derrotar a Safin en semifinales por un contundente 6-3, 7-6 y 6-4, realizó unas declaraciones muy reveladoras. "Me ha salido un partido perfecto" afirmó Roger. Sabe que hoy también tiene que ser perfecto si quiere ganar a Nadal.