Archivo de Público
Sábado, 5 de Julio de 2008

Zapatero asciende a Blanco y lanza a Pajín

El presidente del Gobierno es reelegido secretario general con el 98,5 % de los votos. Pone en marcha la segunda renovación generacional al apostar por una dirigente de 31 años

GONZALO LÓPEZ ALBA ·05/07/2008 - 23:23h

Leire Pajín, durante el 37º Congreso del PSOE. ÁNGEL MARTÍNEZ

Hay banquillo y se mueve. Como el caudillo que organiza sus tropas para acometer las grandes batallas y evitar que el éxito haga caer a su ejército en la molicie, José Luis Rodríguez Zapatero ha puesto en marcha la segunda renovación generacional del PSOE, que da continuidad a la que él mismo encarnó en 2000 y se nutre con los más jóvenes de quienes entonces le acompañaron en la aventura de Nueva Vía.

La promoción de José Blanco a la vicesecretaría general del PSOE y la emergencia de Leire Pajín como número tres, adelantadas ayer por Público, son las principales novedades de la nueva Ejecutiva.

El socialismo zen de Zapatero ha demostrado ser más eficaz que el viejo “el que se mueve no sale en la foto” para mantener la paz interna, como se ha demostrado en un congreso a la búlgara. Si el informe de gestión fue aprobado el viernes con el 100% de los votos y sin crítica alguna –ni siquiera del PSC–, Zapatero fue elegido ayer, por tercera vez, con más apoyo aún que hace cuatro años.

Sin alternativa formal ni oculta, su candidatura obtuvo el 98,5% de los votos –el 95,6% en 2004–, un porcentaje que sólo superó Felipe González en la década de los ochenta, cuando el voto no era individual, sino por delegaciones territoriales.

Blanco será portavoz y se encargará de la coordinación política y la acción electoral 

Con un liderazgo indiscutido y el éxito electoral fresco, para evitar que el congreso pasara anodino, Zapatero ha promovido que se pusiera el foco en acentuar el perfil socialista del partido en algunos asuntos propios de la izquierda que ni revocan la política del Gobierno ni lo comprometen con fechas de cumplimiento.

Y, como hizo en abril con el Gobierno, ha abierto “un nuevo tiempo” con el reconocimiento de quien ha sido su baluarte en el partido y la promoción de mujeres jóvenes en puestos de la máxima responsabilidad.

La promoción de Blanco

Con la promoción de Blanco a la Vicesecretaría General, un cargo que se creó en 1979 para Alfonso Guerra y que desapareció con él en 1997, el dirigente gallego sale del congreso reforzado como número dos. A la decisión no parece ajeno el hecho de que Blanco se haya planteado seriamente durante los últimos meses abandonar la política para dedicarse a la actividad privada.

Con su ascenso, que se planteó hace veinte días en una reunión en el Palacio de la Moncloa, Zapatero parece haber querido conjurar la posibilidad de quedarse sin un colaborador que ha catalogado de “imprescindible” y que, como alternativa a su retirada ahora, pensaba en seguir sólo hasta 2010. Blanco conservará las competencias de coordinación política de la Ejecutiva, la dirección de la acción electoral y la portavocía.

El pulso del número tres

El gran pulso en la composición de la Ejecutiva se planteó en torno a la figura del número tres. Zapatero apostó decididamente por Leire Pajín, por su confianza personal y su proyección de futuro, pero, al quedar vacante el área de Organización, Blanco defendió que este puesto lo ocupara Elena Valenciano, que ha colaborado estrechamente con él desde la secretaría de Internacional. Se impuso el criterio del secretario general.

Pajín es la segunda mujer que llega a máxima responsable de Organización

Pajín pertenece a la influyente federación valenciana, la segunda en militantes, que vive una larga crisis. Militante desde los 15 años, tiene conocimiento y arraigo en el partido, y fue una de las fundadoras de Nueva Vía. De la buena acogida que ha tenido su elección dio prueba que cuando Zapatero, en un hecho insólito, anticipó al plenario del congreso las dos grandes novedades de la Ejecutiva, los delegados aplaudieron puestos en pie –con Blanco, también lo hicieron, pero sin levantarse–.

No será la primera secretaria de Organización. Ya lo fue Carmen García Bloise entre 1979 y 1984. Pero sí la primera que llega al tercer puesto en la jerarquía con 31 años. “Es una persona magnífica para el presente y el futuro del PSOE”, argumentó Zapatero.

"La mejor sustituta", que "se dejará la piel"

Blanco declaró que “no podría haber mejor sustituta” que Leire Pajín para asumir las tareas de organización que él ha desempeñado durante ocho años. Destacó que “ha trabajado conmigo, es una persona con capacidad, con intuición, inteligencia y mano izquierda”.

Su nuevo cometido como vicesecretario general será, según dijo, “hacer una buena coordinación política”. Pajín, que dejará su cargo de secretaria de Estado de Cooperación Internacional la próxima semana, prometió dejarse “la piel”. Subrayó que Blanco será su “mejor aliado” y que su “generación debe mucho a esa que escribió España”.