Archivo de Público
Sábado, 5 de Julio de 2008

Laporta dice que todo lo que han hecho bien en cinco años lo han minimizad"

EFE ·05/07/2008 - 15:21h

EFE - El presidente del F.C.Barcelona, Joan Laporta, durante la rueda de prensa.

El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, se ha mostrado "fuerte" ante el referéndum de la moción de censura que se votará mañana, aunque lamenta que el barcelonismo haya llegado a este episodio, porque "en lugar de ver las cosas positivas, se ha minimizado todo lo que hemos hecho bien".

"Ha habido un trabajo incansable desde algunos sectores en magnificar nuestros errores y crear una imagen de la junta del Barça de que no somos competentes y esto ha calado por la insistencia del mensaje en muchos barcelonistas", añadió el presidente del Barcelona.

En una entrevista concedida a la Agencia EFE, Laporta ha defendido que nunca se ha escondido ante los errores que ha cometido, pero ha emplazado a los seguidores del Barcelona "a poner en una balanza lo bueno y lo malo y seguro que se decantan hacia nosotros".

"Mi comportamiento ha sido de lo más correcto, salvo algún error, durante los cinco años que llevo en la presidencia, tanto en el ámbito estatal como internacional y he proyectado una imagen propia de una persona sensata y responsable, que he aportado mucho en los foros donde participo", destacó.

Joan Laporta fue el centro de atención ayer en un acto de apoyo a su gestión que le organizaron personajes notables de la vida cultura y política de Cataluña, en cuya reunión pública el presidente del Barcelona se emocionó, hecho que ha sido muy criticado en algunos sectores, que lo han tachado de maniobra electoral.

"Ayer me emocioné porque recibí muestras de apoyo muy importantes, de personajes conocidos por su capacidad intelectual, por su cultura y sabiduría. Cuando estos personajes, de forma espontánea, valoran tu trabajo y el de la junta durante estos cinco años te tienes que emocionar", argumentó Laporta, que también se emocionó al referirse a sus directivos: "Soy vulnerable a los golpes que he recibido y sé que esto ha afectado a mis compañeros".

En las últimas semanas del proceso del voto de censura, la aparición de Sandro Rosell, ex vicepresidente deportivo en la primera junta de Laporta, ha provocado un nuevo discurso y estrategia entre las partes, que ha afectado también al posicionamiento de la junta, especialmente por parte de Laporta, que no ha tenido ningún reparo en señalarlo como parte de una acción estudiada para erosionarlo.

"Yo no quiero hablar de trama organizada. Pero la evidencia es que ha quedado demostrado que ha habido un trabajo muy definido que se ha llevado a cabo desde grupos y que se ha manifestado en el tándem Giralt-Rosell. Esto lleva años practicándose. Unos desde hace cinco y otros desde hace cuatro. Por lo tanto, tenemos que celebrar que hayan aparecido públicamente para que los reconozcamos como las persones que están erosionándonos desde hace tiempo", ha relatado.

"Se ha despreciado insistentemente nuestro modelo de gestión y se ha hecho énfasis hasta la extenuación en minimizar en lo que hemos acertado y hemos hecho bien y, en cambio, se ha dado puesto el foco en los errores. Quien manda y toda decisiones corre riesgos. Y nosotros hemos hecho camino y hemos adoptado riesgos", añadió.

A la pregunta de si el momento que vive el Barça tiene su punto de inflexión en la manga ancha que dio la junta al primer equipo tras concluir la temporada 2006-07 (el primero de los dos años sin títulos), Laporta ha sido taxativo al asegurar que la directiva del Barcelona adoptó decisiones "importantes" a pesar de que muchas de ellas fuesen no destituir técnicos ni vender a jugadores.

"Un club como el Barça ha de ser agradecido siempre. El Barça es sentimiento y emociones. Y a un colectivo de profesionales que nos ha dado dos Ligas y una Champions, y que ha tenido un rendimiento que no tiene precedentes en la historia del club, no se le puede negar una oportunidad ni se pueden cortar cabezas en el primer tropiezo. Tomamos una decisión y nadie me puede asegurar que con destituciones o venta de jugadores hubiésemos ganado nada. En la vida tenemos que ser coherentes. Si la gente nos pidió una oportunidad, nosotros debíamos de concederla. Pero no la aprovecharon", justificó.

A pesar de esta buena fe, las cosas no salieron como planificó la junta y a partir de entonces todo han sido problemas, aunque estos sólo hicieron que adquirir una mayor dimensión, porque Laporta entiende que su junta, desde junio del 2003, siempre ha estado sometida a una presión elevada y ha debido acostumbrarse a que desde algunos sectores "nos hayan estado colocando palo en las ruedas".

"Cuando ganamos en el 2003, intentamos extender la mano y buscar la unidad del barcelonismo. A partir del lunes, lo seguiremos intentado. Pero lo que nos ha pasado ha sido que hemos extendido la mano y muchos no han querido estrechar. Así, hemos tenido que gestionar el club con cierta intranquilidad. Espero que cuando todo esto acabe algunas persona se replanteen su posición frente al Barça y la junta y cambien la forma de actuar", deseó.

Uno de estos sectores con los que no ha habido buena sintonía, para Laporta, son los medios de comunicación. "Es la asignatura pendiente y más cuando tenemos unos medios tan polarizados. Nosotros no pretendemos imponernos porque creemos en la libertad de expresión. Ha habido una relación que, quizá, no hemos sabido llevarla como correspondía. Es uno de los ámbitos que tenemos que trabajar mejor. Extenderemos la mano y seremos generosos. Pero sí que tenemos que ver que haya reciprocidad", adelantó.

Finalmente, a la pregunta de qué argumentos dispone para defenderse ante un socio que le entregó su confianza en el 2003 y ahora votará a favor de la moción, Laporta se justificó de la siguiente forma: "El ejercicio del poder desgasta y más cuando determinados grupos, aunque sean minoría, están intentado poner palos en las ruedas y se intenta ofrecer una imagen que no se corresponde con la realidad".