Archivo de Público
Sábado, 5 de Julio de 2008

Meca dice que batir dos récords del mundo en el Estrecho "es algo muy duro"

EFE ·05/07/2008 - 08:56h

EFE - El triple campeón del mundo de natación, el nadador catalán David Meca, llega a Ceuta tras culminar el cruce tres veces sin descanso del Estrecho de Gibraltar aunque no ha podido tocar tierra en el último tramo como consecuencia de una densa niebla.

El nadador español David Meca Medina ha destacado hoy que haber batido dos récords del mundo en el Estrecho de Gibraltar es algo "muy duro" al indicar que durante la triple travesía sin descanso vivió momentos "tremendos" por las corrientes y la densa niebla.

En una conferencia de prensa en Ceuta, David Meca, con un rostro visiblemente cansado por la hazaña, ha valorado hoy el triple cruce realizado ayer donde invirtió 14 horas y 5 minutos así como el récord del doble cruce del Estrecho que ha dejado en 7 horas y 18 minutos.

"El reto es realmente duro aunque la primera manga entre Tarifa (Cádiz) y Marruecos hicimos una gran marca de 3 horas, sobre todo teniendo en cuenta que el reto de un solo cruce es mío con 2 horas y 29 minutos", ha confesado.

En el segundo tramo, desde Marruecos a Tarifa, ha detallado: "invertimos 4 horas, fue muy rápida y batimos el récord de Jaime Caballero que estaba en 7 horas y 51 minutos al dejarlo en 7 horas y 18 minutos, un registro que puede ser inferior, a falta de la confirmación oficial de la marca".

"El tercer cruce se complicó mucho por las corrientes y la niebla que nos cubrió completamente y que te deja una sensación muy rara ya que nadas casi a oscuras pero no di el reto por terminado hasta que la Asociación de Cruce a Nado del Estrecho dio por válido el triple cruce", ha agregado.

David Meca ha confesado que se negaba a salir del agua "hasta que el director técnico de la prueba, Rafael Gutiérrez, anunció por radio que estaba conseguido el reto ya que llegamos a Punta Almina -cerca de Ceuta- y hicimos una distancia superior que la inicialmente prevista entre Tarifa y Punta Cires (Marruecos)".

En esos últimos momentos del recorrido ha reconocido que lo pasó "mal" porque estuvo" cuatro horas nadando" casi sin moverse por las corrientes y que "la verdad es que me negaba a subir a la embarcación hasta que fuese confirmada verbalmente la marca, lo cual se produjo a las 23,15 horas".

Ha dicho que el Estrecho es "un reto ambicioso porque es diferente por la dureza de las corrientes pero al final se disfruta, sobre todo cuando ves a la gente que te espera en Ceuta cuatro horas después de lo previsto".

Sobre su próximo objetivo ha dicho: "batir dos récord del mundo del Estrecho en uno es difícil porque se pasa muy mal, vives momentos de angustia y dolor y son horas muy largas, de ahí que no sé si habrá otro reto porque ya he logrado suficientes triunfos y medallas".

No obstante, ha especificado que ahora competirá en España y fuera "para seguir trayendo méritos para nuestro país" en diferentes competiciones.