Archivo de Público
Sábado, 5 de Julio de 2008

Tres décadas de orgullo homosexual en Madrid

La manifestación arranca con la ministra de Igualdad a la cabeza y bajo el lema 'Por la visibilidad lésbica' 

MARTA HUALDE ·05/07/2008 - 20:05h

Víctor Lerena - EFE - La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, ha sido la encargada de encabezar el desfile.

Comenzaron a hacerse visibles. Ayer, entre una marea de gente y subidas a algunas de las más de 25 carrozas, las lesbianas se dejaron ver. Junto a gays, bisexuales y transexuales, así como miles de heterosexuales en apoyo al colectivo, pasearon en la Manifestación del Orgullo desde la Puerta de Alcalá a la Plaza de España, en pleno centro de Madrid, en el acto central de una semana de celebraciones.

Por la visibilidad lésbica, lema de la marcha reflejado en la pancarta principal traducida a las distintas lenguas del Estado, las mujeres homosexuales no se escondieron, como un grupo de segovianas que gritaban. "¡Castilla, mañana será lesbiana!". También a pie y a pleno sol, iban María y Marisol con Jordi, Rita y Miriam, sus tres hijos. A su juicio, son más invisibles porque "la mujer es menos visible en todos los ámbitos de la sociedad". "¿Por machismo?", se preguntaban otras.

Ante la misma cuestión, Carmen, de 32 años, bromeó: "¡Ya me gustaría saber dónde están las lesbianas para ligármelas!". Patricia, de 31, añadió: "Somos menos lanzadas".

Pero asegura que se está dando la vuelta a la tortilla. Ayer ya se notaba esa teoría. Aunque las carrozas estaban tomadas por los cuerpos esculturales de los gays, morenos, brillantes, disfrazados o semi-desnudos moviéndose al ritmo del A quién le importa de Alaska, con el que arrancó la manifestación con media hora de retraso, las mujeres se hacían notar más discretas desde el suelo, principalmente tras la pancarta que rezaba Lesbianas con ‘v' de visibilidad.

Algunas, incluso, llamaron la atención desde las carrozas, como sobre una engalanada de rosa que reivindicaba Que se nos vea, que se nos vea.

Contra el recurso del PP

Seguían a la cabeza de la calurosa marcha, tanto por el ambiente como por los 32º que marcaban los termómetros. Allí iban la ministra de Igualdad, Bibiana Aído; el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares; el secretario de Movimientos Sociales del PSOE, Pedro Zerolo, y el de UGT, Cándido Méndez, entre otros. La ministra apostó por crear las condiciones para que las lesbianas se hagan visibles con libertad, a pesar de ser "una decisión personal".

A la fiesta siguió la reivindicación pura y dura con la lectura del manifiesto, 30 años después de la primera marcha celebrada en favor de la libertad sexual. En el texto, atacaron el recurso de inconstitucionalidad del PP a la ley de matrimonios homosexuales y pidieron una atención sanitaria a las necesidades y los problemas de las lesbianas. También se animó a la lucha contra la homofobia que sigue "siendo una realidad" en los colegios.

Los motores de la celebración arrancaron por la mañana, con una carrera de 10 kilómetros por Madrid. Tras la marcha de la tarde, el combustible fue suficiente para durar toda la noche.