Archivo de Público
Viernes, 4 de Julio de 2008

El PSOE apoya expresamente el modelo educativo catalán

Los socialistas "darán un paso importante" hacia la ley de plazos en el aborto 

L.C. / J.R. / G.L.A. ·04/07/2008 - 23:47h

El PSOE ha decidido plantar cara a la campaña lanzada por la derecha en favor de la supremacía del castellano. Zapatero y Blanco defendieron ayer en sus discursos la pluralidad lingüística y los delegados del 37 Congreso aprobarán hoy un documento que respalda expresamente el modelo educativo de Catalunya, que utiliza el catalán como lengua vehicular.  

"El resultado de la aplicación de este modelo es que se ha logrado la protección y preservación de la lengua catalana”, indica el PSOE, que además destaca que “también se ha evitado la división de los niños en función de la lengua materna en dos líneas escolares, con evidentes riesgos de fractura social. Pero, lo que no es menos importante, en ningún caso se ha dejado de garantizar el conocimiento del castellano”.

Además, el texto apuesta claramente por el bilingüismo y considera una riqueza la existencia de varias lenguas en el Estado.

Demandas de la militancia

Pero hay otros debates congresuales polémicos. La dirección del PSOE se ha acoplado a algunas de las principales demandas de sus militantes, que van más allá de las posiciones mantenidas hasta ahora por el Gobierno, buscando fórmulas transacionales para garantizar la unanimidad final dentro del partido sin rebatir el programa electoral.

Así, defenderá avanzar hacia una ley de plazos para el aborto. Aunque la redacción final no se conocerá hasta hoy, fuentes socialistas confirmaron que “apuntará” en esa dirección. El propio José Blanco ya lo había insinuado durante la mañana. “Se está trabajando, pero creo que daremos un paso muy importante, también en esta materia”, explicó en la cadena SER.

La vida útil de las nucleares

Otro de los temas espinosos, por las posiciones internas dispares, era la postura ante la energía nuclear. La fórmula transaccional que se incluirá descarta abrir nuevas centrales, pero deja abierta la puerta a la modernización de las actuales.

La resolución del congreso recogerá una “apuesta estratégica por las energías renovables”, subrayando que España tiene las condiciones naturales, la tecnología más avanzada, las empresas punteras del sector y también la voluntad política de los socialistas de que así sea. Pero matizará que, en la medida en que el desarrollo actual de las energías renovables no permite sustituir las fuentes tradicionales y mantener el crecimiento económico, España no puede permitirse prescindir de las fuentes tradicionales hasta el pleno desarrollo de las alternativas.

Para ese periodo de transición, la posición que se fija es que no se abrirán nuevos parques nucleares y se mantendrá la vida útil de los actuales, extremando las exigencias de inspección.