Archivo de Público
Viernes, 4 de Julio de 2008

Obama "afina" su política de retirada de Irak

El candidato demócrata suaviza su mensaje para ampliar sus posibles votantes

ISABEL PIQUER ·04/07/2008 - 21:00h

ap - Dos de los asistentes al mitin de Obama en Fargo, Dakota del Norte.

No es fácil moverse hacia el centro y seguir siendo fiel a sí mismo. Sobre todo en una promesa tan importante como la de retirar las tropas de Irak. Barack Obama, que estas últimas semanas suaviza su mensaje para atraer al voto conservador, ha creado cierta confusión acerca de su postura sobre la guerra, al afirmar primero que podría matizar la idea de un repliegue y luego negar cualquier cambio de posición.

La secuencia fue bastante inusual en una campaña normalmente precisa. A principios del jueves, Obama aseguraba al aterrizar en Fargo (Dakota del Norte) que afinaría su propuesta en Irak, en función de la evoluciónsobre el terreno.

Mi idea de un repliegue en 16 meses siempre se ha basado en mantener la seguridad de las tropas. Con la información que hemos recibido, podríamos retirar una o dos brigadas al mes desde un punto de vista logístico, dijo el candidato. Voy a seguir recabando información para saber si esta postura es sostenible, añadió.

Cuatro horas más tarde, al comprobar que la prensa se había apoderado de lo que parecía ser el anuncio de un cambio de postura en uno de los temas centrales de la campaña, tanto de Hillary Clinton como suya, Obama comparecía para explicarse.

Vamos a intentarlo de nuevo, dijo el senador como un profesor de instituto un viernes por la tarde y explicó: Aparentemente no fui muy claro esta mañana. Mi idea es terminar esta guerra. En mi primer día de gobierno convocaré a los jefes militares y les daré una nueva misión: terminar la guerra.

Luego, sin embargo, afirmó que tras su viaje a Irak, que tiene previsto realizar en las próximas semanas, la información que habrá recabado sobre el terreno dará forma a la mejor manerade seguir adelante.

Obama vive el momento de transición por el que pasan todos los candidatos entre las primarias y las generales: después de haber entusiasmado a la base con un programa más radical, se mueve poco a poco hacia el centro y suaviza su mensaje para seducir a los del bando contrario. De ahí sus recientes discursos sobre religión y patriotismo, discursos que han despertado protestas entre sus seguidores, así como su apoyo a la ley de escuchas telefónicas (FISA), patrocinada por el Gobierno del presidente George Bush.

Los demócratas siempre temen parecer blandos en la cosa bélica y se mueven con dificultades en esos temas. Las recientes declaraciones del general Wesley Clark no han ayudado. Clark, que apoya a Obama, criticó el historial del candidato republicano, John McCain, un tema tabú. No creo que el haber sido derribado en un avión de combate sea cualificación suficientepara ser presidente.

Comentario del que Obama se distanció enseguida. Uno no puede correr el riesgo de parecer antipatriótico la semana en la que Estados Unidos celebra su fiestade la independencia.