Sábado, 3 de Noviembre de 2007

Rajoy pasa página del 11-M e insta al partido a "mirar al futuro"

El líder de la oposición asegura que el PP se centrará en atender las necesidades de la gente.

DAVID MIRÓ ·03/11/2007 - 16:27h

Rajoy, a su llegada a las jornadas organizadas por su partido en Barcelona. JOSÉ COLÓN

El PP quiere pasar página cuanto antes del episodio del 11-M y centrarse en su campaña electoral. Ese fue el mensaje que lanzó ayer su presidente, Mariano Rajoy, en la clausura de las jornadas que un centenar de dirigentes celebraron en Barcelona para preparar el documento político que servirá de base para su oferta electoral. No lo hizo con esas palabras, obviamente, pero ese fue el mensaje. Del 11-M ni rastro, ni una sola mención. Por no hablar de terrorismo ayer no citó ni tan siquiera a ETA.

Rajoy dijo enigmático que su partido apuesta por "poner fin a los conflictos, dejar atrás el pasado y mirar al futuro", sin aclarar qué parte del mensaje era de consumo interno. Tambien insistió que hablar de "memorias históricas, Francos, Repúblicas o Felipe V tiene bastante poco sentido común en un mundo como el que nos ha tocado vivir". Y ese futuro al que refirió pasa, según Rajoy, por ganar las elecciones de marzo y constituir "un gobierno de los mejores" que sea "respetado por la gente".

Más derechos a los usuarios

El presidente del PP aprovechó la ocasión para criticar la política del gobierno en materia de infraestructuras y prometió que si llega a la Moncloa la primera ley que aprobará su ejecutivo será una Ley de Calidad de los Servicios Públicos ya que "las personas tienen derecho a a ser respetadas y a exigir a la administración que cumpla con sus responsabilidades" cuando suceden episodios como la suspensión de las Cercanías en Barcelona. La futura Agencia de Calidad de los Servicios velaría, entre otras cosas, por el derecho a la información de los usuarios y también por el derecho a elegir.

Sobre la línea del AVE Rajoy subrayó que "las prisas no son nunca buenas consejeras y el interés general está siempre por encima del interés particular, electoral o político de un determinado gobierno". Y volvió a insistir que llevar el AVE por debajo de la Sagrada Familia es un "disparate".

Oferta de consensos

A pesar de las críticas al gobierno Mariano Rajoy quiso ofrecer un perfil centrista cuando repasó la lista de consensos que quiere ofrecer al resto de partidos y a la sociedad en general. Consensos en materia constitucional para acabar con el debate territorial, "y no discutir más sobre lo que somos", en política exterior, en la lucha antiterrorista, bajo el principio de que "no se puede negociar con quien quiere conseguir algo a tiros", y para modernizar el sistema de protección social, en especial la sanidad, la educación y las pensiones.

El líder de la oposición anunció que entre las cosas que corregirá si llega al gobierno está la actual Ley de Educación e insistió que es necesario bajar los impuestos. Sobre la integración de los inmigrantes Rajoy califió de "ejemplo de lo que ne debe hacer", la decisión de la Generalitat de obligar a una escuela de Girona a escolarizar a una alumna con velo aunque su reglamento interno lo prohibe expresamente.