Archivo de Público
Viernes, 4 de Julio de 2008

El pago de un rescate pudo estar detrás de la liberación de Ingrid

G.CASTILLO / AGENCIAS ·04/07/2008 - 20:58h

El carcelero de las FARC, Gerardo Aguilar 'César' ayer en un cuartel del Ejército colombiano. AFP

A la "impecable" operación de rescate de Ingrid Betancourt y otros 14 rehenes comienzan a aparecerle sombras. La primera fue aportada ayer por la Radio Suisse Romande (RSR)-la radio pública de Suiza- que, refiriéndose a una "fuente fiable y cercana a los acontecimientos", acusó al presidente de Colombia, Álvaro Uribe, de pagar 20 millones de dólares -unos 13 millones de euros- al carcelero de las FARC, Gerardo Aguilar, César, detenido en el operativo, a cambio de la entrega de los secuestrados.

De confirmarse esta hipótesis, la imagen del presidente colombiano, que ahora bate récords de popularidad en su país, se vería seriamente dañada. La RSR añade que el éxito de la operación fue la vía de escape que necesitaba Uribe para neutralizar el acoso al que estaba siendo sometido por la Corte Suprema de Justicia por la compra de votos que favorecieron su reelección presidencial en 2006. Según la emisora suiza, tras el éxito del miércoles, Uribe pretende convocar elecciones anticipadas.

La fuente de la RSR -cuya procedencia pudiera tener relación con la delegación suiza que lleva años negociando en Colombia- también involucra a EEUU, a través de la DEA, su agencia antidrogas, ya que en ese grupo de rehenes estaban tres de sus agentes -Keith Stansell, Thomas Howes y Marc Gonsalves- secuestrados en 2003.

Según esta versión, el Ejército colombiano entró en contacto con la novia de César, capturada hace unos cuatro meses por el Ejército. "Fue un montaje. Uribe sale como el triunfador y queda como el hombre fuerte del país", indica el periodista suizo de la RSR, Frederic Blassel.

Horas antes, la senadora colombiana Piedad Córdoba aseguró al diario argentino Clarín que la liberación de los 15 rehenes era "un operativo de entrega por el cual se pagó un dinero", aunque no aportó pruebas. El portavoz del Ministerio francés de Exteriores, Eric Chevallier, negó ayer que su país haya pagado un rescate por la liberación de Betancourt y que Francia "no participó en esa operación".