Archivo de Público
Viernes, 4 de Julio de 2008

Zapatero: "Espero que no hagan con la lengua de todos lo que hicieron con la bandera"

El presidente se ha referido así al manifiesto por la supremacía del castellano que abandera el PP,durante su discurso en el 37 Congreso del PSOE

AGENCIAS ·04/07/2008 - 18:20h

 

El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, ha defendido hoy la necesidad de preservar la diversidad y la pluralidad del país para fortalecer la unidad y ha confiado en que en el PP "no hagan con la lengua de todos lo que tanto tiempo han hecho con la bandera de todos".

En su intervención ante el 37 Congreso Federal del PSOE, el presidente del Ejecutivo ha recordado cómo cuando los socialistas llegaron al poder "la derecha había enfrentado al Gobierno con los territorios y a los territorios ante sí" y cómo ahora, con la victoria española en la Eurocopa de fútbol, esa derecha "ha descubierto con extrañeza que la bandera es de todos".

Zapatero se ha explicado ante quienes creen que los socialistas enarbolan la bandera española porque han perdido los complejos: "es respeto, no complejos; respeto a un símbolo que solo debe ser usado cuando nos representa a todos". "Deben dejar de usar los símbolos de todos, los sentimientos de todos como si fueran sólo suyos y, sobre todo, deben dejar de usarlos contra otros españoles; seguro que así hacen un gran servicio a la unidad de nuestro país", ha manifestado.


La diversidad fortalece

En este contexto, y ante el debate abierto en torno al uso de las lenguas cooficiales, el secretario general de los socialistas ha confiado en que el PP no utilice la lengua como hizo con la bandera, "porque todas las lenguas están en la bandera de todos". Ante los cerca de 1.000 delegados socialistas, Zapatero se ha comprometido a seguir trabajando para dar cabida a las aspiraciones de todos, para mejorar la convivencia y para unir. 

Según ha explicado, ya se han dado pasos al haber hecho retroceder electoralmente a quienes defendían las posiciones más radicales y al mantener un diálogo abierto con todos aquellos que deben contribuir a la cohesión y la convivencia. A su juicio, España es abierta y plural en su conjunto y en cada una de sus partes y por eso la integración es tarea de todos. Si los socialistas mantienen sus principios, ha añadido, consegirán el apoyo mayoritario de los españoles en el debate territorial.

"Si preservamos la diversidad y la pluralidad fortaleceremos la unidad de nuestro país", ha recalcado.

 Reflexiones de un hombre optimista 

Zapatero defendió hoy su optimismo, asegurando que "ser optimistas" es una exigencia moral, un rasgo de decencia y de elegancia y añadió que pecar de optimismo en las posibilidades de este país es un pecado venial. En su discurso, además, ha arremetido contra el PP, donde, según ha dicho, tienen que "dar un giro y un salto" de vez en cuando, para terminar al final "en el mismo sitio".

El presidente ha tenido palabras para el colectivo homosexual, que esta semana celebra la fiesta del Orgullo Gay: qué queda, se preguntó Zapatero, de todo el "ruido" y los "reproches" por el reconocimiento del derecho a los homosexuales a contraer matrimonio y se ha respondido: "la alegría de las parejas que se casan, la normalidad lentamente conquistada; la felicidad privada y la decencia pública".

Zapatero también reivindicó hoy el proceso de diálogo con ETA de la pasada legislatura para tratar de acabar con la violencia terrorista y defendió que "merecía la pena intentarlo", aunque "ya no es posible".