Archivo de Público
Viernes, 4 de Julio de 2008

"Francia es mi hogar y vosotros sois mi familia"

Después de siete años, la frano colombiana llega a Francia junto con sus hijos en el avión que el Gobierno francés fletó para recogerla en Bogotá. Sus palabras junto a Nicolas Sarkozy en el aeropuerto han sido una toda declaración de amor hacia el país galo

PÚBLICO.ES ·04/07/2008 - 08:26h

"Llevo siete años soñando con este momento. Estoy en casa". Ingrid Betancourt ha llegado esta tarde a París procedente de Bogotá en el avión que Nicolas Sarkozy fletó el pasado martes para recogerla.  La ex candidata a la presidencia colombiana no ha podido reprimir las lágrimas y, cogiendo la mano al presidente francés, le ha mostrado todo su agradecimiento.

A las 16.08 el avión se detenía y Nicolas Sarkozy, junto a su esposa Carla Bruni, se acercaban a la escalerilla del avión para recibir a Betancourt. La franco colombiana bajó primero y estuvo conversando unos minutos con el presidente y su esposa. Después, descendieron del aparato los hijos y el ministro de asuntos exteriores francés, Bernard Kouchner. 

A pie de pista vinieron las primeras palabras. El presidente Sarkozy dijo que era un sueño tenerla allí con ellos y que luchar por cosas como "las enfermeras búlgaras o su caso", merecía la pena. Sarkozy, en un tono más poético del habitual le dijo: "Hemos encargado el sol porque no la podíamos recibir con lluvia". Y concluyó su presentación con un no menos meloso "se ha demostrado que para todos los que sufren injusticias hay una luz. Bienvenida, Francia le quiere".

 

Agradecida 

Cuando Ingrid Betancourt tomó la palabra cogió de la mano al presidente francés, "cojo de la mano al presidente y veo en él a una persona que ha hecho tanto por nosotros. Es una locura todo lo que ha creído, lo que ha sido capaz de mover y lo que ha apoyado a mi familia. Todo lo que ha luchado por mi liberación". Entonces bajó la voz y casi llorando expresó un pensamiento: "Llevo siete años soñando con este momento. Es tan emotivo para mí respirar el aire de Francia. Acabo de dejar Colombia, pero ahora estoy en casa, en mi hogar y vosotros sois mi familia".

Betancourt dijo haber recibido los mensajes de apoyo del presidente francés en la jungla y dejó claro que "pese hay muchas cosas que decir, lo único que quiero es disfrutar". Pasó entonces a hablar de la operación que le llevó a la liberación. "Ha sido una operación impecable del Ejército colombiano que también es fruto de vuestra ayuda. La de la vertiente que hablaba de negociar y no hacerlo por la vía armada. Y gracias a esas conversaciones entre Colombia y Francia estoy aquí". 

 Con miedo 

Recordó que hace seis años hubo un intento por la vía militar y que terminó "con la muerte de dos rehenes". Eso les había hecho perder toda la esperanza de salir vivos, pero "esto ha sido una operación de inteligencia en la que no se ha pegado un tiro y no se ha derramado una gota de sangre".

El discurso de Betancourt acabó entre lágrimas con un explícito "he llorado mucho durante siete años, de dolor e indignación, pero hoy, lo hago de alegría".

Betancourt pasará los próximos días en París y se reunirá en las próximas horas con Sarkozy para hablar del futuro. Se especula con que vaya a participar el 14 de julio en el día de la República.