Archivo de Público
Jueves, 3 de Julio de 2008

La RAE se desmarca de la ofensiva para imponer el español

La institución muestra su "extrañeza" ante el debate suscitado por algunos medios

M.S. ·03/07/2008 - 22:07h

La Real Academia Española (RAE) expresó su “extrañeza” ante las noticias difundidas en los últimos días que daban a entender que la institución estaba mayoritariamente a favor del manifiesto por la lengua común. Algunos medios de comunicación sugirieron que la RAE apoyaba el documento después de que 42 académicos lo firmaron a título personal.

Tras una reunión de dos horas y media en la que la Junta de Gobierno debatió esta cuestión, la RAE emitió una nota para desmarcarse del politizado texto. El comunicado emitido ayer dice lo siguiente: “La Real Academia Española es una institución tricentenaria que ha trabajado y trabaja incansablemente por la unidad del español, su conocimiento, su uso correcto y su difusión. Manifiesta, por consiguiente, su extrañeza ante el hecho de que se pueda cuestionar esta labor o confundir sus funciones estatutarias”.

Fuentes de la institución destacaron que al igual que hay académicos a favor del manifiesto, también los hay en contra, pero que la Real Academia, como tal, no se pronunciará a favor ni encontra pese a los intentos de algunos medios de situarles del lado de la iniciativa. De esta forma respondían al diario Abc, que en su edición de ayer afirmaba que “la mayoría de los académicos de la RAE apoyan ya el manifiesto” y citaba a Carmen Iglesias, Miguel Delibes, Arturo Pérez-Reverte, Ana María Matute, Manuel Seco, Luis Goytisolo o Luis Ángel Rojo entre los que comparten “parte o todo el contenido” .

“No hay ningún problema”

Víctor García de la Concha, director de la RAE, ha expresado su convencimiento de que en España “no hay ningún problema de lenguas”. En este sentido, el académico recordó que la institución que dirige siempre ha defendido el bilingüismo y que en los años 20, durante la dictadura de Primo de Rivera, el catalán “padeció dificultades” y la RAE, entonces en manos de Ramón Menéndez Pidal, “salió en defensa de la lengua catalana”.

El manifiesto por la lengua común, al que han dado una amplia difusión los medios de comunicación más conservadores, considera que hay “crecientes razones para preocuparse en nuestro país por la situación institucional de la lengua castellana, la única lengua juntamente oficial y común de todos los ciudadanos españoles”.

Rotulación en castellano

El texto defiende todas las lenguas oficiales, pero hace hincapié en la reivindicación del derecho de todos a ser educados y a ser atendidos por cualquier institución o negocio en castellano. Además, reclama que la rotulación de los edificios oficiales y de las vías públicas estén en castellano, o que al menos sean bilingües.

Después de que durante varias semanas El Mundo intentara sumar apoyos al manifiesto –promovido por el escritor Mario Vargas Llosa, el filósofo Fernando Savater o el político Albert Boadella entre otros– algunos intelectuales como Antonio Gamoneda se han desvinculado de la iniciativa considerar que está politizada y que su firma puede ser utilizada con determinados fines.