Archivo de Público
Jueves, 3 de Julio de 2008

Una ONG denuncia las torturas del Ejército israelí a un niño de diez años

"Le abofetearon y le asestaron puñetazos en la cabeza y el estómago", afirma Defensa de los Niños Internacional

EFE ·03/07/2008 - 19:18h

La sección palestina de la organización no gubernamental Defensa de los Niños Internacional ha denunciado torturas presuntamente perpetradas por el Ejército israelí a un menor de diez años en los territorios ocupados.

"Un niño de diez años fue sometido a abuso físico hasta el grado de tortura durante dos horas y media por parte de soldados israelíes que entraron en el comercio de su familia el pasado 11 de junio", explica la organización en un comunicado.

"Golpearon repetidamente al niño, le abofetearon y asestaron puñetazos en la cabeza y el estómago"

Los soldados, "golpearon repetidamente al niño, le abofetearon y asestaron puñetazos en la cabeza y el estómago, además de amenazarlo y someterlo a mantenerse en una postura estresante durante hora y media". El pequeño, siempre según esta fuente, "perdió dos muelas y sufrió trauma tras el asalto".

Los soldados, según la denuncia, entraron en el comercio, en la población de Saniriya, próxima a la ciudad cisjordana de Kalkilia, y exigieron al pequeño, Ezzat, y a sus dos hermanos, Makkawi y Lara, de siete y seis años, que les entregaran la pistola de su padre, pero ellos negaron que su progenitor tuviera ningún arma.

"Actos inhumanos" 

Entonces ordenaron a los más jóvenes que salieran de la tienda y golpearon al pequeño Ezzat, al que posteriormente llevaron hasta su casa, donde se encontraba su padre, lo que no fue obstáculo para que volvieran a agredirle, reza la nota.

"Defensa de los Niños Internacional está horrorizada de que las autoridades israelíes sometan a un niño de diez años a una paliza, posturas de abuso y amenazas durante varias horas", indica el comunicado.

Según esta ONG, "el trato que se dio a Ezzat corresponde a la definición de tortura y otros actos de tratamientos crueles, inhumanos y degradantes, tal como los define la Convención de Naciones Unidas Contra la Tortura, de la que el Estado de Israel es firmante. Además, infringe otros convenios internacionales a los que Israel está sometido, así como la ley militar y nacional israelí".

El Ejército israelí de momento no ha reaccionado a la denuncia y un portavoz militar dijo a Efe que se están investigando las informaciones.