Sábado, 3 de Noviembre de 2007

El ministro de Exteriores marroquí rechaza las "acusaciones infundadas" del juez Garzón

EFE ·03/11/2007 - 14:06h

EFE - Imagen de archivo del juez Baltasar Garzón.

El ministro marroquí de Asuntos Exteriores y Cooperación, Taib Fassi Fihri, rechazó anoche las "acusaciones infundadas" del juez español Baltasar Garzón, que ordenó investigar a trece altos cargos marroquíes por delitos de genocidio y torturas en el Sáhara Occidental.

La declaración del ministro se produjo en una reunión de una comisión parlamentaria de la que informó hoy la agencia oficial MAP y en la que se afirma que Fassi Fihri "rechazó cualquier explotación política de la Justicia española".

"El Gobierno está sorprendido por la coincidencia de este asunto con la evolución positiva que experimentaba el asunto de nuestra integridad territorial en Naciones Unidas", afirmó el ministro en la Comisión de Asuntos Exteriores, Defensa Nacional y Asuntos Islámicos de la Cámara de Representantes (cámara baja).

Fassi Fihri aseguró que los delitos que pretende investigar el juez Garzón -a quien esta semana el Gobierno marroquí calificó como "un juez que hace política"- son "acusaciones sin fundamento" y dijo que "ninguna organización internacional o institución de derechos humanos marroquí o internacional ha lanzado nunca semejantes acusaciones contra Marruecos".

El ministro también destacó la coincidencia del anuncio del juez Garzón con la visita a Marraquech, esta misma semana, de los Príncipes de Asturias y que, según dijo, tenía como propósito "dar un eco mediático a esas acusaciones".

Además, advirtió del "carácter peligroso de la explotación de la Justicia española con fines políticos (...) que sirven a los intereses de los separatistas".

También dijo que el embajador marroquí en Madrid -llamado ayer a consultas- había mantenido contactos con el Ministerio de Justicia español, ante el cual "lamentó" la falta de respuesta por parte española, "que utilizaba como argumento el principio de independencia de la Justicia dejando entrever, al tiempo, su voluntad de temperar" el asunto, según la información de la MAP.