Archivo de Público
Jueves, 3 de Julio de 2008

Solo ante su nuevo destino

La tristeza y el silencio de Luis marcaron la marcha del ya ex seleccionador rumbo a Estambul. 'Público' fue testigo de su marcha. La imagen de Aragonés contrastó con la de los últimos días en los que celebró la Eurocopa

JOSÉ MANUEL VALLADARES ·03/07/2008 - 15:09h

 

El Luis Aragonés exultante, que bailó y se desternilló con los chistes de Reina en la celebración por la conquista de la Eurocopa, parece haber quedado atrás al mismo tiempo que terminó su trabajo como seleccionador. Ayer, Luis dio carpetazo a su etapa en la Federación, y tomó rumbo a su nuevo y exótico destino, el Fenerbahçe de Estambul. Razón aparente para que su estado de ánimo cambiara radicalmente.

Aunque el de Hortaleza, que el 28 de este mes cumplirá 70 años, no suele mostrar en público sus sentimientos, ayer se le vio serio y fue lacónico en sus comentarios en el aeropuerto de Barajas cuando se disponía a tomar el avión que cubriría los 2.739 kilómetros que separan Madrid de la ciudad más poblada de Turquía.

Acaso por el hecho de dejar su puesto como entrenador de la que él definió como “la mejor selección del mundo” y adentrarse en un mundo desconocido para él, su expresión distó mucho de la que mostró en esa misma terminal dos días antes, cuando llegó con Eurocopa en brazos.

“Me quedo con que España ha sido campeona de la Eurocopa. Estoy contento por los jugadores y, en líneas generales, por todo el mundo”, fue la breve frase que utilizó el ex seleccionador para expresar sus sensaciones tras su exitoso paso al frente de la roja.

Sobre su marcha de la selección, reiteró que no hubo voluntad por parte de la Federación para continuar. “No ha habido posibilidad de seguir. Se acabó. A trabajar a otro sitio y punto”, dijo. Sin embargo, no quiso profundizar en polémicas y prefirió el silencio como respuesta. Tampoco tuvo ganas de dar un último mensaje a la afición, pero sí atendió con amabilidad a las personas que le solicitaron una foto o un autógrafo de despedida.

Equipaje ligero

Una maleta de mediano tamaño y otra de mano conformaban el equipaje que llevaba Luis. Quizá porque la nostalgia no debe ser presentada en la aduana. Esta vez, no estaban sus escuderos habituales en la selección, como Ufarte, Ochotorena y Paredes. Ahora, le acompañarán César Mendiondo, como asistente; Ángel Férez, como entrenador de porteros, y Carlos Cascallana, como preparador físico.

El contrato pactado con el club más popular de Turquía tendrá dos años de duración y le reportará unos cuatro millones y medio de euros por temporada. Uno de los temores de Aragonés es que no pueda comunicarse a la perfección con los jugadores turcos del Fenerbahçe. Aunque en el plantel de los canarios amarillos están los brasileños Roberto Carlos, Álex, Deivid, Edu Dracena y Aurelio –con pasaporte turco–, el uruguayo Lugano y el chileno Maldonado, la base del equipo son los jugadores de la selección otomana Demirel, Kazim Kazim, Sentürk y Ugur Boral.

Luis será presentado hoy en Estambul y tendrá el primer contacto con su nuevo entorno. Sin apenas tiempo para la aclimatación, se marchará el próximo domingo a la localidad tirolesa de Kitzbühel, donde el Fenerbahçe iniciará la pretemporada de cara a la previa de la Liga de Campeones, que disputará ante el MTK Budapest.

El ex seleccionador suele citar la frase de un amigo suyo que reza “todo lo que pasa conviene”. El futuro le responderá sobre la conveniencia de su aventura otomana que comienza hoy y a la que pronto se incorporará Dani Güiza. A Luis le vendrá bien la alegría del jerezano.