Archivo de Público
Jueves, 3 de Julio de 2008

"Nirvana es la palabra para describir cómo me siento"

Ingrid Betancourt se reunió con sus hijos este jueves. El ministro de Exteriores galo, Bernard Kouchner, se desplazó con ellos desde París en un avión del Gobierno francés. La franco colombiana, en tono firme, llamó a los países latinoamericanos a estrechar lazos para luchar por la libertad

"Ésta es una señal de paz para Colombia"

"Me siento como si regresara de la prehistoria"

El final de un cautiverio salvaje

PÚBLICO.ES ·03/07/2008 - 15:20h

"No sé explicar cómo me siento ¿El nirvana?, quizá debe ser algo así". Estas fueron las primeras palabras de Ingrid Betancourt después de encontrarse de nuevo con sus hijos tras más de seis años de cautiverio en la selva colombiana en manos de las FARC . El Gobierno francés envió desde París un avión hasta la base aérea de Catam, al oeste de Bogotá con los hijos de Betancourt, el ministro de Exteriores, Bernard Kouchner, así como un equipo médico que analizará el estado de salud de Ingrid.

La franco colombiana subió la escalinata del avión después de aterrizar para reunirse con sus hijos. Permaneció en el interior del aparato un rato y, después, cogida del brazo de su hija y apretando fuerte la mano de su hijo, descendió con ellos hasta la pista para hablar con los medios. Ingrid volvió a dar las gracias al Ejército antes de empezar a responder a las preguntas de los periodistas.

Betancourt expresó sus ganas de sentarse a hablar tranquilamente con sus hijos y contarles sus proyectos para el futuro. "Tengo tantos sueños que quiero compartir con ellos", dijo la ex candidata a la presidencia del Gobierno colombiano.  Llena de ternura, lo primero que les dijo cuando subió al avión fue que "a partir de ahora van a tener que soportarme porque me voy a pegar a ellos como un chicle".

La apariencia menuda de Betancourt no tiene nada que ver con la fuerza interior que demuestra. Tras las palabras dulces hizo un llamamiento al presidente Correa, "para que se establezcan de nuevo los lazos de fraternidad con el presidente Uribe. Hay que llamara a otros nuevos actores en América Latina a participar en la lucha por la liberación, como Cristina Kirchner".  Y ella piensa que se puede restablecer esa situación con "el entendimiento que nos ayudará a fortalecer las liberaciones, no la guerra en Colombia". 

Además, llamó al Gobierno colombiano a tomar el ejemplo de Francia "que nos ayudó tanto", para luchar por la liberación de otros presos en el mundo. Ahí es donde puso el ejemplo de Aung San Suu Kyi, la premio Nobel de la Paz y líder de la oposición birmano, retenida en su casa por la Junta Militar.

Por su parte, el ministro francés de Exteriores, Bernard Kouchner, agradeció el esfuerzo del presidente Uribe para liberar a Ingrid y describió como "un milagro", el hecho de que Betancourt "esté hablando por teléfono detrás mía junto con su familia". Asimismo cree que la fuerza de voluntad que ha demostrado la familia de la franco colombiana "servirá de ejemplo para todas aquellas familias que tienen algún miembro secuestrado" por las FARC.

Está previsto que en los próximos días, Ingrid Betancourt se desplace a París, donde será recibida por Nicolas Sarkozy, al que seguro agradecerá sus esfuerzos por forzar su liberación.