Archivo de Público
Jueves, 3 de Julio de 2008

Meca afronta un reto para quitarse el mal sabor de boca y borrar las críticas

EFE ·03/07/2008 - 11:36h

EFE - El nadador David Meca durante la rueda de prensa tras intentar el triple cruce del Estrecho de Gibraltar el pasado mes de enero.

El triple campeón del mundo, el catalán David Meca Medina, intentará mañana el reto de cruzar tres veces sin descanso el Estrecho en una hazaña con una doble lectura: superar un desafío no conseguido y borrar las críticas o las dudas sobre sus retos personales.

El pasado 5 de enero de este año, cuando David Meca se lanzó al agua para intentar por primera vez el triple cruce, no pensaba que su desafío iba a estar rodeado de numerosas críticas de personas que dudaban de su capacidad para enlazar tres veces las costas del Estrecho.

Muchos ponían en duda que el nadador catalán pudiera vencer las dificultades climatológicas e incluso llegaron a cuestionar sus hazañas, al indicar que había llegado a Ceuta después de subirse a una de las lanchas que lo acompañaban en la travesía.

El nadador, dolido en su amor propio, no ha dudado en volver a repetir este reto y para borrar las críticas ha decidido que el mismo pueda ser seguido en directo por internet a través del website de telecinco -www.telecinco.es- que ofrecerá íntegramente los momentos de su travesía.

David Meca no ha dudado para decir que tiene "una espinita clavada" con este reto que le podría convertir en la primera persona que cruza tres veces sin descanso el Estrecho, un mar donde en el invierno del 2001 estableció el mejor registro histórico con 2 horas y 29 minutos.

Según ha informado a Efe la Cruz Roja, las previsiones para mañana indican que habrá cielos poco nubosos y vientos de poniente que alcanzarán una velocidad aproximada de unos 18 kilómetros por hora.

Precisamente, la Cruz Roja ha previsto un dispositivo de dos embarcaciones que acompañarán al nadador a su llegada a la bocana del puerto ceutí así como una ambulancia le esperará en tierra para realizarle el primer examen sanitario, siendo trasladado posteriormente al hospital civil.

Una vez más, el intento del nadador ha despertado el interés de los aficionados y se calcula que cientos de personas estarán esperando en la ciudad para arroparle en su llegada, al igual que ya ocurrió el pasado 5 de enero.