Archivo de Público
Miércoles, 2 de Julio de 2008

Ingrid Betancourt viajará a Francia y promete luchar por liberación rehenes

EFE ·02/07/2008 - 21:08h

EFE - La ex candidata presidencial colombo-francesa, Ingrid Betancourt permanece junto a su madre Yolanda Pulecio y del ministro colombiano de Defensa, Juan Manuel Santos, tras descender del avión que la trasladó desde Tolemaida a la base militar de Catam en Bogotá (Colombia).

Ingrid Betancourt, liberada el miércoles por el Ejército colombiano junto a otros catorce secuestrados por las FARC, informó de que el jueves viajará a Francia, donde tiene previsto entrevistarse con el presidente francés, Nicolas Sarkozy.

En unas declaraciones a la cadena de televisión RCN, Betancourt se comprometió con el resto de secuestrados que aún quedan en manos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a no "dejarlos solos".

"Mañana (jueves) viajo a Francia y me voy a reunir con el presidente Sarkozy", dijo, para añadir en referencia a los aún rehenes de la guerrilla que "no los vamos a dejar solos, vamos a luchar juntos hasta que lo logremos".

En este sentido apuntó la "posibilidad de que la comunidad internacional nos puede ayudar", lo mismo que los países de la región y "otros presidentes, como (el presidente de Venezuela Hugo) Chávez y (el de Ecuador Rafael) Correa, para encontrar otros caminos" en la libertad de los secuestrados y en la "reconciliación".

Venezuela y Ecuador "son pueblos hermanos", dijo Betancourt, y abogó por "volver a restablecer los vínculos de amistad" con Colombia.

También exhortó a las FARC, y en particular a su nuevo secretariado y a su nuevo máximo dirigente, "Alfonso Cano", Guillermo León Saenz, a "entender que éste es otro momento histórico", que deben "hacer política y dejar las armas".

"La lucha guerrillera es obsoleta en América Latina, como lo dijo Chávez", insistió Ingrid Betancourt, quien reiteró que la guerrilla debe tener la "valentía" de reconocerlo y abandonar la lucha armada.

Por otra parte, Betancourt, que cuando fue secuestrada el 23 de febrero de 2002 era candidata a la Presidencia de Colombia, señaló que aún no ha tomado la decisión de volver a la política, "pero si lo hago, lo haré en Colombia".

También agradeció profundamente lo que Francia, cuya nacionalidad posee, ha hecho durante el tiempo de su cautiverio y aseguró que cuando muera quiere ser enterrada en ese país.