Archivo de Público
Jueves, 3 de Julio de 2008

Marica, militante y gamberro

El videoarte de Tom de Pekin busca liberar la cultura gay, lésbica y 'trans' de estereotipos en el festival  FIRE!! de Barcelona

ROBERTO ENRÍQUEZ ·03/07/2008 - 08:52h

Tom de Pekin es un artista sin rostro. O casi. Un propagandista de la visibilización gay, lésbica y transexual de quien apenas hay retratos en los medios, pese a que sus ilustraciones y videoclips son cada vez más populares en los circuitos de música electrónica, videoarte o festivales internacionales.

"Me gusta que alguien que vea mi trabajo piense que Tom de Pekin puede ser una bollera, un transexual o un maricón. Lo importante para mí es hacer circular los mensajes.

Mi objetivo, como maricón militante, no es limitarme a los maricones sino a considerar lo GLBT como algo mucho más amplio. Juego con el género, la sexualidad. En términos más amplios de los que le gustaría mostrar a la comunidad marica. De ahí mi voluntad de juntarlos a todos.

"El juego de Tom comenzó hace más de 10 años, cuando en uno de sus viajes a Pekín descubrió cómo las imágenes de propaganda comunista eran sustituidas por publicidad de Adidas, Nike... "De la propaganda comunista violenta a otra propaganda capitalista anárquica. Igualmente violenta.

Porque el mercado del consumo resultaba enormemente violento, sobre
todo en esa época, cuando nadie tenía dinero en China. Me fascinó la propaganda china porque la gente mostraba una cara feliz pero transmitía mensajes de guerra".

Entonces, decidió recrear esas ilustraciones sustituyendo las armas por sexos para descubrir si cambiaba el sentido: "Mi primera imagen fue la de un mártir de la revolución china a quien una polla con unas pelotas enormes le atraviesan la cabeza. Intentaba vincular la cara plana de
un personaje guerrero con una connotación pornográfica y jugar con lo absurdo.

Ver hasta dónde se puede llevar el desfase en términos de reapropiación política del deseo sobre la guerra".

Lo absurdo como un espacio liberador se refleja en toda su obra, donde la ilustración, el videoclip con música electrónica, las instalaciones en galerías y museos funcionan únicamente como un medio para su mensaje: lograr la visibilización de lo GLBT a través de un discurso lúdico.

"De ahí mi homenaje a Tom of Finland. Por su componente lúdico sexual y por cómo supo apropiarse de la iconografía heterosexual norteamericana para lograr la visibilidad gay. Reapropiarse las cosas es crear tu propio sitio. Aunque he ampliado el campo, he ido más allá, porque creo que es lo que me tocaba hacer."