Archivo de Público
Miércoles, 2 de Julio de 2008

Trichet avisa de que la inflación puede "explotar"

Los analistas esperan que el BCE suba hoy el tipo de interés del 4% al 4,25%

PÚBLICO/G. A. ·02/07/2008 - 22:25h

Hoy Jean-Claude Trichet puede cumplir su palabra. El Banco Central Europeo (BCE) decide si aprueba una subida de los tipos de interés o si, por el contrario, mantiene el precio del dinero en el 4% actual.

En las últimas semanas, el presidente del BCE se ha manifestado favorable a un alza de los tipos con el objetivo de atajar el aumento de la inflación en la zona euro. Y en sus últimas declaraciones ha advertido de que existe el riesgo de que la inflación “explote” si el BCE no actúa con decisión para contrarrestarla.

Esta semana se ha conocido que la inflación de la zona euro alcanzó un nuevo récord, del 4% en junio, lo que abona la tesis de que el BCE va a subir los tipos.

Este incremento podría ser de un cuarto de punto, situando el precio oficial de dinero en la zona euro en el 4,25%.

En declaraciones al semanario alemán Die Zeit –que se publicará el jueves–, Trichet señaló: “Nosotros, los banqueros centrales, cargamos con una pesada responsabilidad. Si no tenemos determinación, existe el riesgo de que la inflación explote. Si actuamos con decisión podemos dominar
la situación”.

Los analistas no prevén nuevas subidas después de la esperada hoy, debido a la desaceleración económica. Sin embargo, dependerá de la evolución de la inflación, muy forzada por la subida del petróleo.

Para el catedrático de Economía Josep Oliver, responsable del servicio de estudios de Caixa Catalunya, los movimientos de Trichet no tendrán un impacto en el mercado crediticio. La pequeña alza de tipos es en realidad “una advertencia a gobiernos, empresarios y sindicatos” para evitar un efecto de segunda ronda en el alza de precios. “Los efectos de la subida del petróleo son inevitables, pero al menos el BCE no quiere que el incremento de costes desemboque en una inflación sostenida”, dijo Oliver.

Según el catedrático, los sindicatos ya han entendido la consigna y están moderando sus demandas de incrementos salariales.

Oliver negó que la situación sea de crisis, y señaló que aún se está lejos de las cifras de paro, tipos e inflación sufridos a principios de los ochenta y los noventa. En su opinión, el pesimismo está influyendo en una detracción del consumo que puede empeorar las cosas. Pero no descartó que finalmente se produzca el paso de una “desaceleración rápida a una crisis” si el petróleo sigue al alza.

Alimentos y hambruna

Por otra parte, el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, pidió hoy a los países ricos y a los productores de petróleo otros 10.000 millones de dólares (6.300 millones de euros) para ayudar a los países pobres a hacer frente a la espiral inflacionista de alimentos y energía, que está entrando en “zona de peligro”. El Banco Mundial ha advertido de que el encarecimiento de los alimentos hundirá en la pobreza a 100 millones de personas y podría provocar disturbios en más de una treintena de países.