Archivo de Público
Miércoles, 2 de Julio de 2008

El texto, otro factor de división del PP catalán

FERRAN CASAS ·02/07/2008 - 21:54h

Al PP catalán -sumido en una profunda crisis que el golpe de mano de Génova parece lejos de resolver- sólo le ha faltado el manifiesto “en defensa de la lengua común” para evidenciar su división. Alicia Sánchez Camacho, que se perfila como nueva presidenta, no se ha pronunciado públicamente, pero si lo han hecho los que hasta el martes aspiraban a liderar la formación. Daniel Sirera, presidente puesto y depuesto por Rajoy, está a favor del texto españolista. Montserrat Nebrera, que se resiste a tirar la toalla y plantará cara a la candidata de Génova, cree que es innecesario. Y Alberto Fernández comparte el contenido pero no opina que la situación en Catalunya lo  justifique.

Es de suponer, pero, que Sánchez Camacho, siempre atenta para cumplir las órdenes de la sede nacional, apoya el texto, tal y como hace Mariano Rajoy. En todo caso la primera en pronunciarse sobre el asunto fue Nebrera. La diputada  explicó que no ha subscrito el texto “porque la lengua no está en peligro” y que el castellano “se defiende sólo”.

Alberto Fernández afirmó, a su vez, que “mientras los políticos no los inventemos, no hay problemas en ningún sitio”. En todo caso no consideró que los intelectuales estuvieran hostigando con su posición al catalán.

Sirera interpeló hoy a Montilla sobre el tema y opinó que el manifiesto “evidencia la preocupación de muchos ciudadanos”. Denunció que el Govern catalán no deja escoger a los padres la lengua de enseñanza de sus hijos y, a instancias de Esquerra, haga bandera del incumplimiento de la ley.