Archivo de Público
Miércoles, 2 de Julio de 2008

Demasiadas obras para tan poco verano

Los trabajos de mejora en la ciudad de Barcelona afectarán sobre todo a las infraestructuras en el transporte 

LÍDIA PENELO ·02/07/2008 - 21:43h

Polvo y ruido, dos elementos que marcarán el verano en las calles de Barcelona. El tópico cuenta que, en periodo vacacional la intensidad del tráfico disminuye, por lo que las tareas para mejorar la vía pública encuentran en las temperaturas abrasadoras de los meses de julio y agosto las fechas idóneas para realizarse. El estío 2008 empieza ambicioso: se renovarán 32.716 metros cuadrados del pavimento de la ciudad condal, algunos de ellos ubicados en la Ronda de Dalt y la Diagonal; se deconstruirá el tambor de la plaza de les Glòries con el corte correspondiente de los carriles colindantes; se hará otra fase de la urbanización de la plaza Lesseps; la Ronda General Mitre se maquillará con aceras más anchas; el Poble Sec se remodelará y mejorará su alcantarillado... Pero eso no es todo: el plan renove veraniego de la ciudad  condal se atreve también con la accesibilidad y obras de mejora en el metro.

Un ascensor llamado deseo

Los usuarios habituales de la estaciones de la L3 están de enhorabuena ya que algunas sufrirán operaciones quirúrgicas para ser más accesibles. Si los plazos se cumplen, en otoño los viajeros que pasen por el apeadero de Passeig de Gràcia se encontrarán con un ascensor, al igual que los que utilizen el intercambiador de Diagonal. Punto que, además, gozará de una rampa móvil.  Hasta ahora las personas en silla de ruedas o los que llevaban cochecitos las esquivaban por la falta de elevadores.

“Las obras más complicadas son las de Passeig de Gràcia con la mejora de la estación de la L3, el intercambiador de Diagonal y  las escaleras mecánicas de la estación de Fontana” comentó Francesc Narváez, concejal de de Movilidad en la presentación  de las actuaciones de mejora. Ocasión que aprovechó para manifestar su miedo a que las obras perjudiquen las fiestas de Gràcia. Para evitarlo durante los festejos se pararán los trabajos de urbanización de la Plaça Lesseps. Se petende ofrecer a quienes acudan la “posibilidad de moverse por la plaza”.

Otro punto caliente es la estación de Fontana (L3), que durante este mes de julio albergará dos actuaciones: la sustitución de cuatro escaleras mecánicas entre el 5 y el 27 de julio y la reparación de vías, que obligará a cortar el tráfico de la línea verde los fines de semana 12-13 y 19-20 del mes de julio. Para compensar el corte de convoyes se habilitarán autobuses.

En agosto el ritmo trepidante de las obras continuará. En los diez primeros días del mes canicular se parará la circulación de trenes de la línea 5 entre Hospital Clínic y Sagrada Familia.

Llevar la cuenta de todas las obras que reunirá Barcelona  este verano puede ser un buen somnífero para las noches calurosas. Nadie duda que todos los cambios son para mejorar, pero hasta que no se terminen, necesitarán la paciencia de todos los que pasarán el verano en una ciudad en construcción. Ha sido el curso del AVE y, sólo algunos, se han habituado a vivir con las obras.