Sábado, 3 de Noviembre de 2007

Los tripulantes del Discovery comienzan su cuarta y última caminata espacial

EFE ·03/11/2007 - 10:48h

EFE - El astronauta estadounidense del Mercury John Glenn habla durante un evento de la Exposición Mundial Espacial en el Centro Espacial Kennedy, Cabo Cañaveral, Florida (EEUU), ayer.

Los astronautas norteamericanos Scott Parazynski y Douglas Wheelock, tripulantes del Discovery, comenzaron hoy su cuarta y última caminata en la actual misión del transbordador estadounidense, acoplado desde el pasado 25 de octubre a la Estación Espacial Internacional (EEI).

Los dos norteamericanos, que salieron al espacio exterior unos 30 minutos antes de la hora prevista, permanecerán fuera de la plataforma orbital más de seis horas y media, en la que es considerada la "caminata más arriesgada" de la misión, según la NASA, informó la agencia oficial rusa Itar-Tass.

Parazynski y Wheelock deben reparar un grupo de paneles solares rasgados, uno de los principales problemas que afectan al suministro energético de la EEI, que fueron detectados el martes y obligaron a la NASA a suspender provisionalmente la operación.

Según la NASA, el riesgo de la caminata reside en que Parazynski efectuará la reparación de los paneles en un punto muy lejano a la borda de la EEI por espacio de más de una hora.

Además, existe la posibilidad de que el astronauta reciba una descarga eléctrica mientras repara los paneles suspendido de un brazo robótico.

Wheelock asistirá a su compañero desde la viga central, mientras otros dos tripulantes del Discovery Stephanie Wilson y Dan Tani serán los encargados de operar el brazo robótico desde dentro del laboratorio "Destiny".

Los astronautas también inspeccionarán las virutas metálicas halladas en una de las juntas rotatorias que ayuda a que los paneles solares estén girados hacia el sol.

El coordinador de la caminata, que debería concluir en torno a las 17.08 GMT, será el italiano Paolo Nespoli, que se mostró optimista sobre las posibilidades de reparar los paneles.

"Son cosas que pasan y que no podemos predecir. No es nada catastrófico. Se mirará y se arreglará, no creo que sean un gran problema", subrayó.

Hasta que no se solucione el problema, la EEI no será capaz de generar la suficiente energía para dar apoyo al nuevo equipamiento que se espera subir a la EEI en las próximas misiones, como es el caso del laboratorio europeo que llegará en diciembre a bordo del transbordador Atlantis o en febrero uno japonés.

Ambos están previstos que se unan en la EEI al módulo italiano Harmony, que se trasladó en la actual misión.

Para poder preparar concienzudamente la misión, la cuarta caminata fue aplazada el jueves, mientras la prevista quinta actividad extravehicular fue suspendida definitivamente por la NASA.

Se espera que la tripulación del "Discovery" regrese a Tierra el 7 de noviembre próximo.