Archivo de Público
Miércoles, 2 de Julio de 2008

Mugabe se queda sin billetes

El Gobierno alemán obliga a la empresa que fabrica el papel moneda de Zimbabue a cortar cualquier negocio con el dictador

GUILLEM SANS MORA ·02/07/2008 - 18:02h

El fabricante alemán de papel moneda Giesecke & Devrient dejará de suministrar pedidos de papel especial para fabricar billetes a Zimbabue. "Hemos atendido las reclamaciones del Gobierno Federal y reaccionado a las iniciativas internacionales de sanciones", dijo este miércoles un portavoz en Múnich, sede central de la compañía.

La ministra alemana de Cooperación Técnica y Ayuda al Desarrollo, Heidemarie Wieczorek-Zeul, celebró esta decisión y explicó que el régimen de Robert Mugabe se agarra al poder multiplicando la producción de billetes: "Por eso, las empresas alemanas e internacionales deberían cortar cualquier negocio que pueda contribuir a estabilizar el régimen de Zimbabue".

El Gobierno alemán no siempre tiene tanto éxito cuando intenta influir en el empresariado del país. Israel lleva pidiendo a Berlín desde hace meses que actúe para reducir los negocios alemanes con Irán. Sin embargo, el volumen de intercambio comercial de Alemania con Irán subió un 18% en mayo, según datos de la Oficina Federal de Estadística. El caso de Giesecke & Devriant salió a la luz el pasado día 25, cuando el diario alternativo de Berlín Die Tageszeitung informó de que la empresa hacía llegar una vez por semana voluminosos pedidos al régimen de Robert Mugabe.

Los envíos por vía aérea se efectuaban a través de Johannesburgo. En una economía devastada por la hiperinflación, el régimen africano usa ese dinero para comprar armas y pagar a los mercenarios que aterrorizan a la oposición. "Sin los envíos constantes desde Múnich, la campaña de terror se hubiera terminado hace tiempo", citaba Die Tageszeitung a Gordon Moyo, de la organización opositora "Bulawayo Agenda".

A continuación, el Ministerio de Asuntos Exteriores y el de Cooperación Técnica y Ayuda al Desarrollo exhortaron a Giesecke & Devrient a interrumpir los envíos. Varias decenas de activistas protestaron contra la empresa a las puertas de su central.

El "Movimiento Cristiano Estudiantil de Zimbabue" publicó una carta abierta al consorcio, dirigida también en general al "pueblo alemán". La carta lanza duras críticas a la firma de Múnich: "La economía de Zimbabue está por los suelos, los servicios sociales se han derrumbado, las escuelas, hospitales y universidades ya no trabajan normalmente, pero los líderes de Zimbabue pagan a Giesecke & Devriant 500.000 euros por semana".

Con su reacción, la empresa confirmó por primera vez públicamente que tiene negocios con Zimbabue. Giesicke & Devrient fue fundada en 1852 y cuenta con unos 8.300 empleados, más de la mitad de ellos fuera de Alemania. El año pasado obtuvo unos beneficios de 1.300 millones de euros. Según la prensa anglosajona, la compañía tuvo en el pasado clientes como Hitler, Franco e Ian Smith de Rodesia.