Archivo de Público
Miércoles, 2 de Julio de 2008

Cuba acusa de "escalada de provocaciones" a diplomáticos de Estados Unidos

EFE ·02/07/2008 - 15:03h

EFE - Imagen cedida por el ejército de los Estados Unidos que muestra a dos soldados hablando en la entrada de un hangar el 6 de junio, en la Base Naval de los EEUU en la Bahía de Guantánamo, en Cuba.

El Gobierno de Cuba denunció hoy que en las últimas semanas ha habido "una escalada de las acciones provocadoras organizadas y financiadas por la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana" (SINA).

Un comunicado del Ministerio de Exteriores divulgado por medios oficiales asegura que esa oficina estadounidense "ha incrementado sus actividades 'injerencistas' e ilegales".

La cancillería afirma que "dispone de información confirmada de que la SINA pretende organizar otras actividades ilegales y va a instigar a sus mercenarios en Cuba a realizar acciones provocadoras en la vía pública, alrededor de la fecha del 4 de julio", día de la independencia de EEUU.

El comunicado agrega que la "escalada" coincide con el fin de la misión del jefe de la SINA, Michael Parmly, a quien Cuba acusó el mes pasado de "trasiego de dinero procedente del terrorista de origen cubano Santiago Álvarez Fernández-Magriñá para los grupúsculos contrarrevolucionarios".

Según La Habana, la sección de intereses de EEUU "viola flagrantemente no sólo el acuerdo bilateral que dio lugar al establecimiento de esa oficina, sino también las leyes cubanas y las normas internacionales refrendadas en la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961".

Cuba y EEUU no tienen relaciones diplomáticas pero si "secciones de intereses" que atienden los asuntos bilaterales, adscritas en ambas capitales a las embajadas de Suiza.

La Habana acusa al Gobierno de Washington "de urdir y estimular" las provocaciones y dice que "forman parte intrínseca de su política subversiva y de su estrategia dirigida a derrocar a la revolución cubana".

Cuba "demanda el cese definitivo de las actividades 'injerencistas' de aliento, organización, dirección, financiamiento y 'monitoreo' de la contrarrevolución interna por parte de la SINA".

Entre las "provocaciones", el comunicado detalla "una actividad por el Día de los Padres en la residencia del jefe de la SINA, ocasión en que el secretario de Comercio de los Estados Unidos, el cubanoamericano Carlos Gutiérrez (...) se dirigió a un grupo de elementos contrarrevolucionarios a través de una videoconferencia".

También denuncia que la SINA organizó cursos para "contrarrevolucionarios autoproclamados periodistas" y presta "atención personalizada" a dirigentes de la oposición.

Según el comunicado, diplomáticos norteamericanos dan "instrucciones directas" a los disidentes, a quienes La Habana califica de "mercenarios", para que "incrementen sus acciones subversivas".