Archivo de Público
Miércoles, 2 de Julio de 2008

Los obispos tienen claro que Europa ya no es cristiana

Los secretarios general de las Conferencias Episcopales europeas creen que "hay una gran oportunidad para proponer la visión de la realidad cristiana"

EUROPA PRESS ·02/07/2008 - 14:46h

Los secretarios general de las Conferencias Episcopales europeas ven "claro" que la sociedad ya no es cristiana, pero consideran que "hay una gran oportunidad para proponer la visión de la realidad cristiana", según informaron el Consejo de Conferencias Episcopales de Europa (CCEE) y la Conferencia Episcopal Española (CEE).

"Está claro que ya no somos una sociedad cristiana, pero hay una gran oportunidad para proponer la visión cristiana de la realidad", aseguran en un comunicado que cierra el encuentro mantenido en Covadonga (Oviedo) entre el 26 y el 30 de junio.

Los secretarios generales afirman, tras cinco días de trabajo, que los cristianos "tienen la oportunidad de testificar cómo la fe cristiana posee un riqueza única para la humanidad".

Así, consideran que la Iglesia debe "devolver a Dios a Europa con humildad y libertad y estar al servicio del encuentro de los europeos con Jesucristo".

Emociones propias 

Reconocen, asimismo, que ha crecido el interés por la dimensión religiosa y constatan que el pluralismo religioso "ha creado una especie de competición entre religiones y verdades".

"La opinión pública no ve la religión como algo positivo"

En este sentido, señalan que "el reto de hoy es el Islam" y añaden que como consecuencia de los terroristas "la opinión pública no ve la religión como algo positivo".

También observan en la sociedad europea una tendencia que diluye la fe cristiana, "donde ya no hay referencia a la dimensión objetiva y veraz de la fe". "En cambio la fe y los valores morales son construidos en privado en base a emociones propias", añaden.

Llamamiento a la prudencia 

Ante esta situación, los secretarios generales de los episcopados europeos hacen un llamamiento a la prudencia, ya que, según opinan, "estas situaciones de fragmentación y debilidad son presa de los poderes totalitarios".

Del mismo modo, lanzaron un mensaje a los dirigentes políticos europeos afirmando que las instituciones comunitarias de la UE "están demasiado lejos del pueblo, como se ha puesto de manifiesto el 'no' irlandés al tratado de Lisboa". En este sentido, afirman que la Iglesia "puede contribuir al proceso de unificación, de paz y estabilidad de Europa".

Además, apuntan que la Iglesia contribuye a afrontar los "delicadísimos problemas éticos" presentes en las agendas de los Gobiernos y de los organismos europeos como la eutanasia, la investigación con células madre o el aborto.