Archivo de Público
Miércoles, 2 de Julio de 2008

Al menos cuatro muertos en Mongolia tras los enfrentamientos por un posible fraude electoral

El presidente ha declarado el estado de emergencia y prohíbe cualquier atisbo de protesta, autorizando a las fuerzas de seguridad a usar la fuerza

AGENCIAS / PÚBLICO.ES ·02/07/2008 - 10:42h

Zeev Rozen / Reuters - Varios coches ardieron durante los enfrentamientos en la capital de Mongolia, Ulan Bator.

Cerca de mil manifestantes se enfrentaron a la policía de Mongolia como protesta por el supuesto fraude en las elecciones generales celebradas el pasado domingo. Los fuertes disturbios registrados en la capital, Ulan Bator, provocaron cinco muertos y más de 300 personas resultaron heridas.

El presidente Nambariin Enkhbayar declaró el estado de emergencia, con lo que cualquier atisbo de protesta queda prohibido autorizando a las fuerzas de seguridad a usar la fuerza.

Aunque los resultados definitivos de los comicios no han sido aún publicados, los medios locales informaron de que el gobernante Partido Popular Revolucionario (PRPM) obtuvo más de la mitad de los 76 escaños que componen el Parlamento, conocido como Gran Hural.

Los manifestantes denunciaron "prácticas fraudulentas" en el escrutinio

Unas nuevas reglas electorales modificaron el sistema de votación, lo que derivó a una cierta confusión respecto a los procedimientos a seguir para el recuento de votos.

Pese a que la protesta se inició pacíficamente, los manifestantes, que denunciaron "prácticas fraudulentas" en el escrutinio, según la agencia Xinhua, se enfrentaron con la policía cuando intentaban entrar en la sede del PRPM y "la puerta del edificio quedó destrozada".

Antes de producirse los enfrentamientos, el opositor Partido Democrático había solicitado a la Comisión Electoral General un recuento de los votos. La crisis se desató cuando los medios locales informaron de los supuestos resultados. Asimismo, el líder de la oposición, Tsakhia Elbegdorj, acusó ayer a la formación de "actividades ilícitas" para "robar" la victoria a los demócratas.Mongolia, en la encrucijada.

Mongolia, en la encrucijada

Enclaustrado entre los gigantes ruso y chino, Mongolia tiene una población de unos 2,5 millones de personas dispersas en una superficie tres veces el tamaño de España y dispone de importantes yacimientos de carbón, petróleo, cobre, mineral de hierro, estaño, molibdeno, níquel, zinc, tungsteno, oro, plata, fosfatos y fluorita.

Durante los 70 años de régimen comunista en el país, el PRPM fue el único partido existente, convirtiendo a Mongolia en una república soviética más pese a su teórica independencia.

En los últimos años Mongolia ha intentado romper su fuerte dependencia de los gigantes que la rodean (China y Rusia), apostando por EEUU, al que apoyó en la guerra de Irak.

El caos producido por las protestas y el establecimiento del estado de emergencia amenaza con retrasar aún más unos acuerdos que podrían desbloquear las vastas reservas de carbón, uranio y otros recursos, considerados clave para sacar al aislado estado del llamado centro de Asia de la pobreza.