Archivo de Público
Miércoles, 2 de Julio de 2008

Enseñar castellano o en castellano

IKER MERCHÁN ·02/07/2008 - 09:58h

Tratar por igual a dos idiomas en dos situaciones tan diferentes como el euskara y el castellano es propugnar la supremacía del castellano. Porque, tan injusto es tratar diferente cosas iguales, como tratar igual cosas diferentes. ¿Realmente los firmantes del Manifiesto por la lengua común que recientemente ha presentado un grupo de intelectuales buscan la igualdad entre los idiomas cooficiales y el español?

He cursado infantil, primaria y buena parte de la carrera en euskara, y creo que conozco notablemente mejor el castellano. Eso sí, la capacidad para leer, escribir y expresarme que tengo en euskara jamás la hubiera tenido de no haber sido por esos años en clase. Y no soy un caso único. La predominancia del castellano en todos los ámbitos, salvo el escolar, en buena parte de Euskadi es casi absoluta.

La predominancia del castellano en todos los ámbitos, salvo el escolar, en buena parte de Euskadi es casi absoluta

Y no se trata de que los niños sepan sólo un idioma u otro. Que la lengua vehicular sea el euskara no reduce el nivel de español de los alumnos. Recientemente el Gobierno Vasco ha preferido que los alumnos vascos respondieran el examen PISA en castellano, aunque vinieran de ser educados con euskara como única lengua vehicular. Y consiguieron mejores resultados que otras comunidades a pesar de que, en teoría, estaban en desventaja.

Sólo los que reciben las clases en euskara (al menos en mi zona, el Gran Bilbao) conocen ambas lenguas. Y creo que es el Estatuto de Autonomía el que insta a las instituciones a propugnar que los alumnos sepan euskara y castellano con fluidez cuando acaben las enseñanzas medias. La única forma sensata de conseguirlo es educando en el único modelo que en los veinte años que llevamos de escuela pública vasca ha demostrado que es capaz de transmitir las dos lenguas. El nivel de euskara de los del modelo A (lengua vehicular en castellano) es simplemente de chiste, mientras que el nivel de castellano de los de modelo D (lengua vehicular en euskara) es tan bueno como en el A.

Tras dos décadas en las que el A claramente y de forma empírica ha fracasado y el D ha conseguido su objetivo, se quiere implantar el modelo exitoso. Pero, parece que algunos prefieren enseñar en español por encima de que aprendan español (y euskara).

¿Quieres la libertad de que tu hijo no hable una lengua? Estupendo, ¿pensamos que el euskara es un idioma precioso pero que debería quedar relegado a los estudiosos de lenguas muertas como el arameo? Perfecto. Pero al menos hablemos claro y no lo vendamos como un asunto de justicia y equidistancia. Hay muchos que por convicciones políticas no quieren que sus hijos hablen euskara, lo cual me parece absolutamente legítimo. Eso sí, dudo que las convicciones políticas de nadie le conviertan en tan cerril como para que no quiera que sus hijos dominen el castellano (además, lo tiene difícil a no ser que viva en un pueblo recóndito).

¿Que no se quiere una sociedad bilingüe? Pues, nada, se vota, se ganan las elecciones y se cambia. Los que han firmado ese manifiesto o están mal informados o les molesta la igualdad real entre lenguas (bueno, o el remedo de equiparación que tenemos en Euskadi). Si no, no se explica que crean necesario defender la única lengua que tiene una salud de hierro en Euskadi.

Y que no comulgue con sus ideas no obsta para que aprecie el mérito de Fernando Savater y otros firmantes por defender sus convicciones con valentía a pesar de estar amenazados de muerte por la panda de asesinos que nos asola.


Noticias Relacionadas